Mauricio Oliver, el joven de 20 años desaparecido en mayo del año pasado, fue encontrado finalmente sin vida en el cementerio de Benavidez como N.N. Su familia asegura que hubo ineficiencia de parte de la fiscalía que lo buscó nueve meses con otro número de documento -que pertenecía a una mujer- y nunca pidió información a la empresa de trenes a donde se dirigía antes de desaparecer y donde fue hallado 12 horas luego de su desaparición.

“El fiscal se cruzo de brazos” dijo Noelia, hermana de Mauricio que contó como en estos 13 meses había salido corriendo hasta detrás de la más descabellada hipótesis sobre el paradero de su hermano. Finalmente la familia recibió la peor noticia este 28 de junio, el joven había sufrido un #Accidente fatal en las vías ferroviarias, dos estaciones delante de su lugar de origen en Adolfo Sordeaux, partido de Malvinas Argentinas.

Lo que más indigna a la familia de Mauricio es el tiempo que se tardó en encontrar su cuerpo, siendo que el joven había salido de su casa, hacia la estación de tren Belgrano Norte, alrededor de las 12 de la noche del 6 de mayo y el cuerpo sin identificar se encontró al día siguiente cerca de las 12 del mediodía en la misma línea de tren. Sin embargo, a nadie se le ocurrió relacionar ambos sucesos a tiempo y permitió que la búsqueda se extendiera más de un año, donde los familiares hicieron lo posible y nunca perdieron las esperanzas de encontrarlo con vida.

A pesar de la constante búsqueda nadie lograba un dato certero hasta que, según la familia, hubo un cambio de sumariante lo cual favoreció el intercambio de información del desaparecido al departamento judicial vecino del partido lindero San Isidro. Fue así entonces que se logró dar con un N.N. que coincidía con las fotos enviadas y que tenía los mismos tatuajes que Mauricio. Al parecer, si bien hay muchas relaciones entre la desaparición y el accidente, no se cruzaron datos anteriormente dado que un hecho ocurrió en la jurisdicción de un partido y el otro en la del otro. #Argentina #Buenos Aires