En el día de ayer, jueves, en el programa “Intratables” conducido por Santiago Del Moro, la periodista Silvia Fernández Barro relató la horrible experiencia que le tocó atravesar  esa misma madrugada cuando recibió una llamada de un extraño que la dejó temblando.

Anuncios

“Esto que voy a contarles tan cortito, es como contarles los 15 segundos peores de mi vida, tan peores de mi vida que creí que mi hijo Bruno había muerto” comenzó diciendo la panelista que contó que alrededor de las 2 a.m. sonó su teléfono y se levantó corriendo a atenderlo. Exaltada por la hora, ese tiempo que pasó hasta que atendió, le sirvieron para imaginarse lo peor.

Lejos de calmar sus temores, del otro lado de la línea escucha la voz de un hombre que le dice llorando “Mamá, mamá, no sabes lo que pasó”, lo cual automáticamente le llevó a la mente la imagen de su hijo menor llamándola para avisarle alguna mala noticia de su otro hijo Bruno. Con toda la preocupación de una madre, pero tratando de mantener la calma, ella le pregunta qué es lo que estaba pasando, a lo cual esta persona le responde que le están apuntando con un revolver a la cabeza.

En el mismo momento que recibe la respuesta e imaginó una tragedia, la periodista empezó a pensar en otras posibilidades, entre las cuales estaba la opción de estar siendo víctima de un engaño. Recordando los repetidos casos de secuestro virtual que son noticias a diario y no descartando nada, le pidió que se tranquilice y le preguntó su nombre con lo que pudo confirmar su sospecha.

El hombre que seguía diciendo que era “horrible” lo que estaba sucediendo, le dijo que se llamaba Juan, lo cual no coincide con ninguno de sus hijos. Eso por un lado le hizo recobrar la tranquilidad, “Mi hijo no se llama Juan” le explicó, y del otro lado se escucharon risas, “Pero ya la vas a pagar” amenazó el hombre justo antes de cortar.

Silvia describe como llamó al 911 temblando para dar aviso de lo sucedido y entregar el número telefónico que había quedado registrado para que la policía investigara de dónde provenía y quién era el autor del engaño. Asegura que se quedó “temblando como una hoja” y que en ese mismo instante estaba tan alterada por las circunstancias, que cualquier cosa podía suceder. “Si yo hubiera tenido a esos tipos delante de mí los mato, me convierto en una asesina, suena tremendo, terrible” sentenció finalmente. #Argentina #Inseguridad