El 11 de septiembre de 2014 en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, se realizó una jornada entre miembros de Ciencias Veterinarias y abogados especialistas en Derecho Animal, para tratar la compleja temática del perro Galgo y su explotación para las carreras.

Siempre dentro del contexto de la ley 14346 –Ley contra el maltrato animal incorporada al Código Penal-, la Medicina Veterinaria en principio enfatizó que esa raza en particular, tiene características muy distintas a otras, por tanto la atención veterinaria es más compleja y específica. Algunos datos: su corazón y bazo son distintos, así como su nivel hormonal, y su bioquímica en general.

Anuncios
Anuncios

Los profesionales médicos explicaron porqué es un delito penal ya desde el nacimiento de los #Animales, dado que las hembras son obligadas a procrear dos veces al año –en cada celo-, siendo descartadas cuando ya no se pueden reproducir. Ese ciclo perverso de no terminar de recomponerse que tiene que parir nuevamente y amamantar, lleva indefectiblemente al animal a la muerte, dado que son animales muy delgados y entran en un proceso de consumición.

Los cachorros que no reúnen las características aptas para las carreras son rápidamente descartados, dejándolos en una situación de abandono tal, sin la nutrición correcta, que la sobrevida es escasa. Los lugares donde hacinan a los animales, generalmente son jaulas poco aseadas y precarias, como la cría de ésta raza para carreras se desarrolla más en zona rural, el hábitat de los animales se encuentra fuera de la vivienda a merced de las temperaturas, humedad y lluvia.

Anuncios

Ya introduciéndose en las carreras propiamente dichas, el daño a los animales es severísimo: desde la ceguera que le ocasionan los estimulantes, la sobreestimulación por el estrés de las carreras que dañan su miocardio, las lesiones de todo tipo –musculares u óseas-, que nunca terminan de curar pues los ponen en pista prematuramente para no perder dinero.

A estas aberraciones hay que sumarle los “métodos” de “entrenamiento”: capas con púas para que al lastimarse aprendan a no chocarse con otro perro al correr y golpes.

En el caso de los animales que son entrenados para la caza de liebres utilizan aves, gatos y hasta otros perros más chicos que introducen en una bolsa y luego azuzan a los galgos a tomar esa “presa”.

Los profesionales expusieron extractos de foros de galgueros, y era increíble las prácticas que tienen con sus animales, siendo todas y cada una, como las expuestas aquí, motivo de denuncia con  procesamiento penal por Maltrato Animal, sumado que también se vulnera la Ley Antidóping y la de Fauna Silvestre –respecto a la caza-.

Si bien hay provincias donde las carreras de galgos no están prohibidas, en cualquier lugar donde exista un canódromo debe instarse a un cambio profundo acorde a la nueva situación jurídica de los animales no-humanos como el perro, ya que su protección se debe anteponer a cualquier otra situación.  #Salud #Legalización