Martes frío en la noche de junio. Las fogatas empiezan a crepitar. La sopa caliente y la queimada calientan los corazones de Güemes. Comenzó la celebración de San Juan.

La fiesta de San Juan tiene sus orígenes en España y se celebra en toda Europa. Es una fiesta cristiana y pagana a la vez. Algunos la celebran el 24 de junio, día de San Juan, pero otros el 21 de junio, asociada al solsticio de verano en el hemisferio norte, de invierno en el sur. Es por ello que en estos pagos se encuentra asociada al Inti Raymi la celebración inca en honor al sol.

En el pueblo de Güemes se festeja cada año, organizada por el Teatro La Luna al que se suman distintas organizaciones y centros culturales de la zona, y por supuesto, los vecinos.

“Es una tradición que rescatamos. Pensamos que la fiesta de San Juan es una fiesta barrial. Cuando los españoles llegan encuentran que acá había una actividad que es el Inti Raymi, el cambio de estación. Y ellos venían con toda la cuestión del catolicismo y lo renombran y lo llaman San Juan. El pueblo lo toma como fiesta popular con esta raíz de los pueblos originarios atravesada por la presencia del catolicismo. Es un ritual que contiene varias raíces muy paganas. La gente se toma de eso para evocar en ese fuego la posibilidad de la transformación porque habla de eso. El fuego desde su posibilidad de transformar te posibilita que te deshagas de lo viejo y des espacio para lo nuevo”, explica Mónica Carbone, una de las fundadoras de La Luna.

Las fogatas son el centro de atracción de la fiesta. Allí los vecinos queman lo pasado, lo que no quieren más en sus vidas o piden deseos. Cada uno lo siente como quiere, lo importante es la reunión y el significado del fuego como cambio.

“Antes la gente sacaba muebles viejos, quemaban sillas. Y arriba hacían un muñeco con una escoba u saco viejo. La fiesta de San Juan la hemos ido aprendiendo con la gente. Desde la Luna somos gente de teatro que creamos este espacio y nuestra formación es de directoras actrices y formadoras. Siempre lo miramos como una gran puesta en escena donde vamos procurando que todos lo oficiantes, el público con el fuego, los artistas que están ofreciendo sus propuestas sean gran parte de una puesta en escena. Este año nos hemos propuesto que sea muy participativo. Queremos que los que rodean los fuegos sean un participante más. Van a haber 4 fuegos que van a tener propuesta de referentes de la zona”, cuenta Mónica.

San Juan, un modo de tomar las calles, de encontrarse con los demás y con uno mismo.

Anuncios
Anuncios

Una vuelta a las tradiciones, a la identidad de un pueblo que ya no está dormida. Un tiempo de despertar el fuego.  #Cultura Córdoba