Hay días en que casi mejor no levantarse de la cama. Nairo Quintana ha tenido dos caídas en dos días y ambas de cierta gravedad. El lunes el corredor colombiano sufrió una aparatosa caída mientras descendía el Alto del Moncayo, la única cota de la contrarreloj de Borja. Este percance le llevó a perder más de tres minutos con su inmediato perseguidor, el corredor español Alberto Contador, a la postre líder de la carrera y nuevo maillot rojo de la Vuelta. Sin embargo el corredor de Movistar mantenía la esperanza de poder llegar a inquietar a Contador al esperarle más adelante algunas etapas de montaña donde pudiera tratar de realizar un ataque que le permitiera recortar distancias.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, el martes el corredor colombiano a sufrido una nueva caída y esta vez ha sido definitiva. En primer lugar el golpe psicológico que representa sufrir dos caídas en dos etapas y en dos días podría llegar a afectar a cualquiera. Sin embargo Nairo Quintana, al igual que la mayoría de los ciclistas, está hecho de otra pasta y ese tipo de cosas no hacen mella en ellos. Pero por muy ciclista profesional que seas, si el cuerpo dice basta no hay forma de volver a subir a la bicicleta. Nairo enseguida notó que algo no iba bien, pues el golpe no había sido demasiado fuerte y el hombro le estaba diciendo que parase, algo había partido. En este caso no había sido el hombro, sino la escápula (más conocida como omóplato) lo que se había fracturado, imposible continuar.

Anuncios

Con este abandono Nairo Quintana ha perdido la oportunidad de hacer un histórico doblete de Giro de Italia y Vuelta ciclista a España en 2014 que además hubiera dejado al equipo como uno de los mejores del año.

Ahora mismo el equipo Movistar se ha quedado sin una de sus mejores bazas para lograr una victoria en la Vuelta y por tanto el doblete con el Giro, quedando como líder del equipo, y ahora mismo única opción seria a la victoria final, Alejandro Valverde. El actual líder del Movistar es la mayor amenaza para Contador, al que tiene a poco más de veinte segundos. Ahora el duelo entre ambos españoles será a cara de perro, pues las distancias entre ambos son muy pequeñas y las bonificaciones que en las etapas esperan a ambos contendientes más que suficientes para que la victoria no dependa de una escapada. De todas maneras ambos tratarán de lograr una escapada exitosa para asestar un duro golpe al rival, especialmente en el caso de Contador, que de ampliar distancias colocaría en un serio aprieto a Valverde.