Fernando Alonso está prácticamente fuera del equipo Ferrari. El equipo italiano no está, ni mucho menos, en condiciones de retener a un piloto que ve como cada año que pasa en la escudería está más y más lejos de su tercer título. Las relaciones han acabado por romperse al confluir en muy poco tiempo las filtraciones de su posible marcha por parte de la prensa con el anuncio de que Ferrari no podrá darle un coche en cinco años. Sencillamente es una situación que el piloto asturiano, considerado por casi todos como el mejor piloto de la actual parrilla, no está en condiciones de sostener por más tiempo.

Ante esta situación lo que todos los equipos desearían sería provechar la oportunidad de ganar al mejor piloto de la parrilla para su bando por un precio bajísimo.

Anuncios
Anuncios

Ahora mismo Ferrari a colocado el cartel de ganga al mejor activo que poseen para ganar carreras y muchos equipos están esperando con los dientes largos para intentar echarle el guante.

Sin embargo el destino natural del español, el equipo más puntero de la parrilla, parece no estar interesado en él. El equipo Mercedes se ha puesto de perfil y no parece pujar por el asturiano. Sin embargo ningún equipo haría una oferta pública, con lo que es posible que sencillamente no haya trascendido una oferta que se haya podido realizar ya y que todos estén jugando al despiste. Por lo pronto parece que la mejor oferta para Alonso es McLaren.

La escudería británica está a las puertas de una nueva etapa con Honda como propulsor. El constructor japonés está haciendo todo lo posible para tratar de lograr que McLaren ate a uno de los pilotos considerados top, y la situación de Alonso parece la propicia para dirigir sus pasos a Reino Unido.

Anuncios

El quid de la cuestión radica en saber por cuántos años firmaría. Su objetivo es hacerlo solo por uno para tratar de persuadir a Mercedes con vistas a dentro de dos años, pero en este punto sus intereses son opuestos a los de la estructura de Woking, que quiere un piloto por el que apostar.

El problema que tiene este equipo para seducir al asturiano es que, falta de competitividad este año aparte, tiene el malus de que, la última vez que Alonso se puso al volante de sus coches le echaron de la escudería de facto al decidir que no era necesario apostar por él por mucho que fuera el mejor y un año después tuvo que emigrar. Tal vez Alonso no quiera contratos más largos y apostar con un equipo que no apuesta por él.