No muchos jugadores en la historia de este deporte han logrado superar los veinte mil puntos en la liga de baloncesto profesional de los Estados Unidos. Es una cifra que no es nada fácil de batir a pesar de los puntajes altos y la cantidad enorme de partidos que un jugador puede llegar a disputar en su carrera. De hecho de entre todos los jugadores en la historia de este deporte en la liga de Estados Unidos solo existen cuarenta jugadores capaces de esta hazaña.

Si a esto le sumamos que Carmelo Anthony aún tiene solo treinta años y que, por tanto, aún puede llegar a obtener marcas aún mayores empezamos a mirar hacia el futuro en busca de jugadores históricos a los que superar con el tiempo y llegar en algún momento a establecer su lugar en el cómputo de grandes anotadores de este deporte.

Anuncios
Anuncios

Además el jugador nacido en la ciudad de Nueva York logró dicho récord en el mismo partido en el que logró salvar a los New York Knicks de una segunda derrota consecutiva en el célebre e icónico campo de la escuadra de la ciudad, el Madison Square Garden, campo que tantas gestas a presenciado ya en el pasado.

Este fue un partido tenso, de esos que crean afición y llaman a los aficionados a sentarse en las gradas y ante los televisores a la espera de que se repita. No fue el típico partido en el que los marcadores acaban en la estratosfera o donde un equipo domina al otro de tal modo que solo queda esperar el final. Cuando llegó la hora de la verdad había dos equipos peleando con todas sus fuerzas y sin cuartel por el balón y unas defensas que cobraban caras las canastas.

En un partido así es un placer ver a un jugador como Carmelo Anthony, capaz de lo mejor y lo peor pero siempre con una actitud combativa.

Anuncios

Logró en este partido veintiocho puntos, a los que añadió dos rebotes y dos asistencias. Estableció una enorme efectividad desde el tiro de campo con un doce de veintidós. Además incluyó un dos de tres en triples, con los que dejó claro al equipo contrario que ni siquiera desde el exterior era buena idea dejarle solo.

Un Carmelo Anthony de las grandes noches que tuvo su premio en un partido memorable en el Madison Square Garden.