En el Verizon Center de la capital del país se vivió anoche una de las grandes noches del baloncesto en lo que al marcador se refiere. Ambos equipos estuvieron muy cerca en el marcador en la mayor parte del partido, sin embargo, en el plano del juego Dallas Mavericks superó claramente a unos Washington Wizards que no pudieron adaptarse y contrarrestar el juego de sus oponentes.

El primer cuarto comenzó con los Washington Wizards poniéndose por delante en el marcador desde el mismo inicio y abriendo una ventaja en el marcador que llegó a estar en los ocho puntos en algunos momentos del cuarto. Sin embargo, esto era producto de algunos lanzamientos fallados por parte de un equipo, los Dallas Mavericks, con uno de los mejores porcentajes de acierto desde el tiro exterior de toda la liga.

Anuncios
Anuncios

Sencillamente la sequía de este equipo no podía durar y así lo demostró cuando volvió a empatar el partido a falta de tres minutos. Al final el marcador acabó siendo de veintinueve a veintitrés para los Washington Wizards, sin embargo nadie en el Verizon Center pensaba que esta diferencia fuera a mantenerse.

Durante todo el segundo cuarto Washington Wizards y Dallas Mavericks jugaron a hacer la goma, acercándose y alejándose en el marcador, siempre estando Washington Wizards por delante en el marcador, pero en algunos momento colocándose muy cerca unos Dallas Mavericks que parecían advertir con cada acercamiento que el próximo podría ser el que les colocase a ellos por delante en el marcador. Al final del cuarto acabaron por ponerse por delante, cerrando la primera mitad con un marcador sobre el luminoso de cincuenta y tres a cincuenta y cuatro que dejaba todo por decidir en la segunda mitad.

Anuncios

Washington Wizards empezaba a verle las orejas al lobo.

Los dos últimos cuartos fueron un continuo tira y afloja entre ambos equipos que fueron intercambiándose el liderazgo del partido y que en ningún momento cejaron en su empeño de llevarse una victoria que, por calidad, acabó decantando a su favor el equipo de los Dallas Mavericks. Washington Wizards acabó por ceder, incapaz de mantenerse por encima en un marcador que, durante los últimos cuartos, casi siempre miró desde abajo.