Actualmente los Milwaukee Bucks son uno de los mejores equipos de la Conferencia Oeste. Se trata de un equipo que es muy capaz de plantar cara a cualquiera de los equipos de la liga y en esta temporada ya ha puesto en problemas a algunos de los grandes candidatos a ganar el anillo al final de la temporada. Por el contrario los Minnesota Timberwolves están ahora mismo en una posición muy complicada, los de Minneapolis llevan muchos partidos arrastrando la pérdida por lesión de su mejor jugador y lo han ido pagando con unos resultados que han pasado de discutibles a mediocres. Con todo, llegaba un partido entre ambos que muchos ya sabían cómo acabaría.

Anuncios
Anuncios

El primer cuarto empezó con los Milwaukee Bucks saliendo a ganar el partido desde el inicio, con jugadas rápidas y directas apoyadas en Giannis Antetokounmpo, alero del equipo que fue martilleando a los de Minneapolis desde el inicio del cuarto. Una buena muestra de la cantidad enorme de diferencia de resultado en el estilo de juego que estaban planteando ambos equipos es el marcador de los primeros minutos, un 8 a 0 que dejaba bien claro que el resultado no estaba siendo propicio para los Minnesota Timberwolves. Al final del cuarto el marcador reflejaba un 24 a 26 que no mostraba el auténtico sentido del partido.

El segundo cuarto tuvo la misma progresión que el primero, con los Timberwolves obteniendo sobre sus rivales un resultado muy superior al que parecía poder obtener en función de lo que sobre la cancha se podría apreciar.

Anuncios

Sin embargo, al igual que en el primer cuarto el resultado acabó siendo favorable para los de Wisconsin, aunque no por el resultado que deberían haber obtenido de haber estado más acertados en la finalización de las jugadas. Al final del cuarto los Bucks se impusieron por 25 a 23 y consiguieron ampliar la diferencia otros 2 puntos para llegar a un total de 4 en el global de la primera parte. Los Minnesota Timberwolves habían salvado los muebles, pero esta situación no podía durar para siempre.

En el tercer cuarto la mala racha en el tiro de los Milwaukee Bucks acabó por costarles el cuarto y que los de Minneapolis se acercaran a solo 2 puntos con un marcador en el tercer cuarto de 23 a 21 para los Minnesota Timberwolves. En el último cuarto acabó el partido por caer por su propio peso y Mayo, Knight y compañía cerraron el partido con un 31 a 16 inapelable. Al final, el equipo de Wisconsin se impuso por un claro 103 a 86.