En el Palace of Auburn Hills se vivió anoche uno de los partidos más igualados de las últimas fechas, con unos Phoenix Suns que llegaban de visita para poner sobre la mesa su juego agresivo y directo, frente a unos Detroit Pistons que empiezan a parecerse a una versión poco depurada de los “Bad Boys” de finales de los ochenta y principios de los noventa, con su juego defensivo y construido desde las anotaciones bajas.

El primer cuarto comenzó con los Detroit Pistons planteando un juego ya desde el inicio como un encuentro a su estilo, con pocos puntos y mucho juego cuerpo a cuerpo. Los Phoenix Suns no pudieron en este cuarto sobreponerse a ello y solo lograron jugar a gusto los últimos minutos en los que consiguieron por fin adelantarse en el marcador, hasta cerrar el cuarto con un veintiuno a diecinueve.

Anuncios
Anuncios

Dos puntos que no decidían nada pero que serían muy importantes en el global del partido.

El segundo cuarto se planteó de nuevo desde la defensa por parte de Detroit Pistons y en esta ocasión Phoenix Suns logró llevar un poco más el juego a su estilo, algo más anotador. Llevaron el cuarto a los más de veinte puntos y, aunque acabaron por perder el cuarto, estaban sacando a los Detroit Pistons de su zona de confort. Veintitrés a veintidós para Detroit Pistons y un punto de ventaja para los Phoenix Suns en el global.

A la salida de los vestuarios los Phoenix Suns lograron rápidamente escaparse en el marcador en lo que parecía el golpe definitivo a los plantes de Detroit Pistons. Llegaron incluso a tener una ventaja de nueve puntos, cuarenta y nueve a cincuenta y ocho en el global del partido, lo que no era bueno para Detroit Pistons.

Anuncios

Sin embargo los jugadores del estado de Míchigan no se rindieron y lograron secar relativamente a los Phoenix Suns, que marcaron solo siete puntos en los siguientes seis minutos. El resultado total fue un empate a veintiuno y un solo cuarto para luchar por ese último punto.

En este último cuarto se volvió a las anotaciones razonablemente altas y en este medio se mueven mucho mejor los Phoenix Suns, que acabaron por llevarse el cuarto por un solo punto, veintitrés a veintidós, y el partido por dos, ochenta y ocho a ochenta y seis, en un partido de distancias cortas. Un partido muy duro en el que ambos equipos lo dieron todo.