En estos momentos los Chicago Bulls son un equipo herido. Dos de sus mejores estrellas están en el banquillo y tienen que sobrevivir con lo que les queda, que no es poco. Sin embargo este es un equipo que no parece que vaya a caer en el desanimo por la ausencia de alguno de sus jugadores más importante. Es muy posible que sobrevivan a esta larga caminata por el desierto y salgan reforzados. Esto es así en parte porque uno de sus líderes es un español, Pau Gasol, que ya tiene mucho aprendido en esto de sobrevivir con lo que se tiene y que no se va a amilanar por tener que echarse sobre los hombros a sus compañeros hasta la vuelta de Derrick Rose y Joakim Noah.

Anuncios
Anuncios

El primer partido en el que tuvieron que afrontar esta difícil situación se resolvió con un marcador igualado en global de los tres primeros cuartos para la victoria de los Chicago Bulls en un último cuarto en el que sencillamente impusieron su mayor calidad con una ventaja de ocho puntos a la que sus rivales no pudieron responder.

La situación ahora mismo en la franquicia de Chicago es muy complicada, pues dos de sus mejores jugadores no están disponibles y en otras franquicias ya hemos podido ver el resultado que tiene el que los mejores jugadores de un equipo acaben en el banquillo durante un periodo excesivamente largo de tiempo. Las franquicias se hunden en una racha larga de derrotas que acaban por crear una bola de nieve que destruye el ánimo de todo el equipo.

Anuncios

La gente se acaba acostumbrando a la derrota y deja de buscar la victoria, lo cual es letal en un territorio tan hostil como la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos.

Sin embargo estos Chicago Bulls han logrado sobreponerse a estos problemas y ahora mismo son una de las franquicias más saneadas de la liga. Han demostrado que el equipo es mucho más que sus estrellas y que la supervivencia de todos puede estar fundamentada no en las figuras sino en el equipo.

Evidentemente se hecha de menos a los jugadores que en este momento no pueden estar disponibles, pero entre todos han logrado que eso no se traduzca en derrotas.