Los San Antonio Spurs están en este momento en un momento dulce. Llevan dos partidos seguidos ganando y, este es el punto importante, ofreciendo una imagen de equipo sólido y con capacidad de mantener esta racha durante una buena cantidad de partidos, además de poder llegar a obtener muchas victorias en los próximos enfrentamientos por muy pocas derrotas, lo que les llevaría más cerca de los playoffs. En este caso la victoria fue en la cancha de los Golden State Warriors, un equipo que llegaba con cinco victorias en seis partidos disputados.

El primer cuarto fue un continuo intercambio de canastas entre ambos conjuntos, con pequeñas rachas para ambos equipos, que se iban intercambiando la ventaja en el marcador.

Anuncios
Anuncios

Con la bocina que señalaba el final del cuarto, el equipo que se encontraba en ese momento en posesión de la ventaja en el marcador eran los Spurs con una ventaja de tres puntos. Sin embargo el marcador de veintinueve a veintiséis resulta engañoso. Apenas treinta segundos antes estaban un punto por debajo en el marcador, con lo que cualquiera podría haber tenido la victoria en este cuarto.

El segundo periodo tuvo una historia muy similar, con marcadores alternándose para cada equipo y no obteniendo ninguno una ventaja clara. De hecho durante una parte del cuarto fueron los San Antonio Spurs quienes tuvieron que mirar desde abajo a sus oponentes en el marcador. Sin embargo al final se estableció una nueva ventaja en el cuarto de otros tres puntos para los San Antonio Spurs que dejaba al descanso una diferencia de seis puntos.

Anuncios

El tercer cuarto fue muy diferente a los anteriores. La ventaja de San Antonio Spurs era excesivamente grande y el partido se rompió nada más empezar. Golden State Warriors logró estar siempre ahí y acercarse en ocasiones al marcador pero al final del cuarto habían entregado otros seis puntos. Un marcador que en este momento estaba en un setenta a ochenta y dos y que no parecía en ningún momento al alcance de sus rivales.

El último cuarto se convirtió en un mero trámite entre un equipo que se sabía ganador y un equipo que trataba de alcanzar lo que en el fondo sabía perdido. El partido se cerró con una nueva ventaja en el parcial para el equipo de San Antonio Spurs, que en este caso solo fue de un solo punto.

El marcador fue lo de menos. Lo importante fue la sensación de que San Antonio Spurs llega a esta temporada para quedarse.