Los Toronto Raptors han logrado una nueva victoria, en esta ocasión ante unos Orlando Magic que no parecen estar en situación de luchar contra los equipos más en forma de la liga. Sin embargo, y, a pesar de todo, el equipo californiano logró obtener un resultado positivo en tres de los cuatro cuartos del partido, lo que sitúa la derrota en el rango de las honorables.

El partido no empezó bien para Toronto Raptors, en muy pocos minutos se situaron por debajo en el marcador, fruto en gran medida de una fuerte defensa por parte de Orlando Magic y de un cuadro ofensivo por parte de su equipo que depende en gran medida de unas circulaciones que el equipo californiano se centró en dificultar.

Anuncios
Anuncios

El marcador, a pesar de todo acabó en un meritorio treinta y dos a veinticuatro que dejaba a los canadienses ocho puntos por debajo.

El segundo cuarto no tuvo una gran historia, ambos conjuntos intercambiaron canastas y ninguno logró ninguna racha que resulte merecedora de un comentario. Fue un cuarto con importantes medidas defensivas y un juego trabado que dejó el marcador de ambos por debajo de los treinta puntos. El final del cuarto fue de un veintiocho a veintisiete que aumentaba en un punto la ventaja de Orlando Magic. Ahora los Toronto Raptors estaban nueve puntos por debajo y en el descanso sería necesario un cambio o la victoria acabaría en manos de los californianos.

Sin embargo, el tercer cuarto volvió a ser muy similar al anterior, con las defensas muy centradas y los jugadores cada vez más cansados por la intensidad de los intercambios.

Anuncios

En este caso el resultado fue de un veintiuno a veintitrés para los Orlando Magic, que llevaban la ventaja a once en un partido que parecían tener muy bien.

Sin embargo, las faltas y las defensas duras necesarias para controlar a los Toronto Raptors acabaron por pagarse en el último cuarto. Con muchos jugadores aún disponibles y frescos el equipo canadiense empezó a presionar la canasta de los Orlando Magic a la vez que cerraba cada vez más su propia defensa. En menos de seis minutos se situaron por delante y al acabar el partido habían logrado un parcial de treinta y dos a diecisiete que cerraba la contienda. Un partido largo y duro que se quedó en el Air Canada Center.