Leo Messi sigue su camino de records y en esta ocasión batió uno muy lindo como es el de máximo goleador de la liga española que ostentaba el español Zarra. Lo curioso del caso de Messi, es que con 27 años ha conseguido ser un hombre de récord, lo cual nos hace pensar que el día que se retire, las cifras que va a manejar van a ser muy difíciles de batir por un futbolista profesional. Este récord nace en una situación complicada para un Messi al que los medios daban como cansado del Barcelona y con problemas de tipo fiscal que ensombrecían una carrera que le ha llevado a ser un mito años antes de cumplir la treintena.

Encima, los goles que no sólo le hicieron igualar sino superar a Zarra, llegaron contra un duro rival como es el Sevilla de Emery, que no pudo hacer nada ante el juego de un Leo que pareció ser el mismo que ha encandilado durante tantas temporadas al público que se da cita en el Camp Nou o en la selección albiceleste y lo que es más grande, a gran parte del #Fútbol mundial.

Anuncios
Anuncios

Además de las cifras mareantes que dieron lugar a ser el máximo goleador en la historia de la liga española, también tuvo otro efecto y fue el de que el astro pudo comprobar una vez más el gran afecto que le tiene el público azulgrana y sus compañeros que le mantearon en varias ocasiones. La respuesta de Messi fue una alegría palpable en su rostro y el agachar la cabeza cuando sus compañeros le hicieron un pasillo en señal de respeto y admiración de todo lo conseguido por Leo, una declaración más de que en el fondo, es una persona muy tímida con una difícil relación con el éxito y lo que ello comporta.

Por un día, dejó atrás la sempiterna rivalidad con Cristiano Ronaldo, los temas con la hacienda de España que le  mortifican y disfrutó de la profesión de futbolista. Muchos creemos que hacía tiempo que no se sentía así.

Anuncios

El fútbol profesional con frecuencia se aleja en la alta competición de lo motivos que hacen gozar al futbolista cuando es chico.

Ahora nos queda el futuro de Leo Messi y hasta donde puede llegar, si terminará su carrera en el Barcelona o si Argentina logrará ser campeona con él en un campeonato del mundo, podría tener 31 años y podría ser un broche de oro al mejor jugador de la historia.