Lo que ayer comenzaría como un partido en el cual parecía que se corroboraría las lagunas y dudas del juego en el equipo azulgrana, terminó por ser posiblemente el mejor partido de liga de los jugadores de Luis Enrique. Y es que ayer el Barça en el derbi catalán se jugaba más que tres puntos, se jugaba la credibilidad de un proyecto cada día más cuestionado y la auténtica valía de Messi, que tendría que dar la talla para mantenerse en el trono como mejor futbolista de la actualidad, que parece que Cristiano Ronaldo está empeñado en disputarle.

Con todo esto en juego, comenzó la bola a rodar, y de ésta se apoderó el Barça, como es normal en su juego, no conseguían crear peligro y quedaban muy desprotegidos atrás, cosa que el Espanyol supo aprovechar rápidamente, y pronto, en el minuto 12, Sergio García aprovechó la pérdida de balón de Busquet, en posible falta, y marco el primero de la noche; el Camp Nou enmudecía y empezaban a sonar silbidos en protesta al juego y al árbitro.

Pero los azulgrana no se dieron por vencidos y sobre todo un genial Messi, al cual le salió todo, o casi todo, ya que en una falta solo consiguió estrellar un balón al larguero. Este sería el primer aviso del astro argentino, ya que justo antes del descanso consiguió marcar el gol del empate, un auténtico golazo con su pierna izquierda, desde fuera del área, ajustado al palo, imposible para el portero. 

En la reanudación del juego, el Barça salió con mucha fuerza, tanto que en menos de 10 minutos consiguió marcar dos goles, otro golazo de Messi y tres minutos después un cabezazo de Piqué tras un corner que hizo el 3-1; la calma volvía al estadio culé, y a partir de ese momento solo habría un equipo en el terreno de juego, y ese fue el equipo de Messi. Ayer fue otra vez el equipo de Messi, pues el argentino hizo un partido descomunal, no solo conseguiría marcar tres goles que supondría un nuevo hat-trick en su carrera, es que lo hizo todo bien, asistió, presionó, regateó y hasta se le vio festejar los goles con más alegría.

Finalmente Pedro saldría por Suarez y poco después de entrar en el campo conseguiría ver puerta y acto seguido asistiría para el tercero de Messi. Final del partido que ganó el equipo de casa, convenciendo a la afición y además Messi dio un golpe de autoridad en su lucha personal contra Cristiano Ronaldo. #Fútbol