En un acto celebrado en el Hotel Four Seasons de Nueva York ayer el Cosmos, que milita en la segunda división de la Major League Soccer, presentó a su último y flamante gran fichaje para la temporada 2015: el español Raúl González.

Raúl González abandonó el Real Madrid en el año 2010 después de 16 temporadas en las que se convirtió en uno de los jugadores más importantes de la historia del club blanco y de la liga española. Su record de goles en la Champions League todavía estuvo en vigor hasta hace apenas un par de semanas y solo la llegada de dos fenómenos tan extraordinarios y fulgurantes como Cristiano Ronaldo y Leo Messi pudieron batirlo.

Anuncios
Anuncios

Aún así, todavía es el máximo goleador del Real Madrid con 323 goles y aún restan unos años para que Ronaldo pueda acercarse a este registro pues aún acaba de llegar al 201.

Raúl pasó tres temporadas con el Schalke 04 en Alemania, club que alcanzó unas de las mejores temporadas de su historia gracias al concurso del siete blanco. El club ganó una Supercopa y una Copa en esos años. Raúl era adorado por la grada alemana y su paso por el país teutón dejó una huella indeleble. En los últimos años militaba en un equipo de #Fútbol de la Liga de Qatar. Fue allí donde el presidente del Cosmos contactó con él y trató de convencerle para fichar por el equipo neoyorquino. Para ello le expuso un proyecto de crecimiento, con gran atención a la formación de la cantera y en el que, además, Raúl recibiría formación para la gestión deportiva y económica de los clubes de fútbol.

Anuncios

El jugador español se mostró apasionado con esta nueva experiencia para él y su familia manifestando que no hay ciudad en el mundo que se pueda comparar a Nueva York y que, aunque la liga americana está lejos del potencial de las europeas, lo que ha visto hasta ahora, y el proyecto que está en ciernes, le parecen atractivas y un gran reto. El contrato se firmó por dos años de duración renovables mientras el jugador se sienta en forma para jugar. Como no podía ser de otro modo, llevará a la espalda el número siete que ha marcado toda su carrera deportiva.