La leyenda de Ginóbili sigue jugando partidos. Un jugador que se ha ganado el respeto en la NBA y el reconocimiento, así como la veneración por parte de todos los argentinos como un jugador al que ya se echa de menos sin haber abandonado la práctica profesional.

Los números de este jugador hacen que al igual que piensan los españoles con Pau Gasol, echaremos en falta un jugador con sus cualidades. El 29 de octubre de 2002 comenzó su aventura frente a Los Ángeles Lakers y han pasado más de 12 años y un sinfín de situaciones y partidos han hecho del incombustible jugador todo un mito en la NBA.

En su palmarés cuenta con grandes éxitos como cuatro anillos con San Antonio, concretamente en las temporadas 2003/2005/2007 y 2014.Todos recordaremos su récord de anotación con 48 puntos en una victoria contra Phoenix 128 a 123.

Anuncios
Anuncios

La carrera del astro del basket argentino en la actualidad sigue dando guerra y cuando está en un partido "fino" es complicado pararle y su equipo lo sabe.

Total confianza en un jugador que ha dado y sigue dando lecciones sobre la cancha con la maestría de un baloncestista que casi se puede decir que a cada partido que suma a su carrera, da una lección más de control de juego, de saber estar y de controlar esos tiempos de partido. La importancia de la estrategia en el baloncesto es fundamental y contar para San Antonio con Ginóbili es garantía de éxito y confianza.

Pocos jugadores llegan a la cifra de mil partidos como él y tenemos que felicitarnos por ello todos sus compatriotas, que no solo hemos gozado con él en las noches de NBA, sino que le hemos disfrutado con la albiceleste, dándolo todo siempre por los colores y teniendo detalles con cada argentino que iba a San Antonio que se acercaba a darle un ánimo o a pedirle una foto con el celular.

Anuncios

El resultado de su partido mil fue una derrota como local contra Oklahoma Thunder 114 a 106, y Manu hizo 11 puntos, 13 asistencias y 7 rebotes. La leyenda continúa y aunque el partido terminó con derrota, habrá próximas victorias y una más importante, su propia carrera.