A pesar de la pésima temporada de su equipo, Los Ángeles Lakers, el escolta Kobe Bryant está teniendo algunas alegrías. Además de batir algunos récords un tanto menores en las últimas semanas, ayer consiguió adelantar a Michael Jordan en la lista de máximos anotadores históricos de la NBA. Los aficionados al #Baloncesto de todo el mundo esperaban ya que este registro cayese en la jornada anterior, en la victoria de Los Ángeles Lakers frente a los San Antonio Spurs, pero Bryant se quedó a 8 puntos de empatar al que fuera su ídolo. En la última semana, en una nueva victoria, esta vez frente a los Timberwolves del español Ricky Rubio, por cinco puntos (95-100), ha conseguido al fin superar el registro del jugador de Chicago.

Anuncios
Anuncios

En lo alto del registro histórico de anotadores todavía están "El cartero", Karl Malone, que cuenta en su haber con 36.928 puntos. Y por delante de todos ellos, el aún más mítico jugador de Los Ángeles Lakers, Kareen Abdul-Jabbar, que anotó a lo largo de su longeva carrera un total de 38.387 puntos. Cifras estas que es muy difícil que pueda llegar a conseguir Kobe Bryant, quien a sus 36 años encara quizá ya sus últimos años en la NBA. Necesitaría, al menos dos más, quizá tres, para acercarse al segundo puesto, y no menos de cuatro para el primero. Todo ello jugando todos los partidos, manteniendo su ritmo anotador y siempre que le respeten las lesiones, lo que parece un tanto difícil.

Michael Jordan sin embargo, todavía está por delante de Kobe Bryant en otros registros que "La Mamba negra" no podrá nunca alcanzar.

Anuncios

Jordan tiene mejor porcentaje de anotación, era más eficiente y anotó sus más de 32.000 puntos en solo 15 temporadas por las 19 que ha necesitado Bryant.

Éste supera a Jordan en puntos anotados en un único partido, con los 81 que le endosó a los Toronto Raptors con una serie de 28 de 46 en tiros de dos, siete de trece en tiros de tres y dieciocho de veinte en tiros libres. Por delante de él, solo están los inalcanzables para el baloncesto moderno 100 puntos, que Wilt Chamberlain anotó en 1962 en el Philadelphia-New York.