Los Ángeles Clippers son ahora mismo uno de los ocho equipos que por estadísticas deberían estar en los playoffs por el título representando a la Conferencia Oeste. Además los números de sus jugadores apoyan esta candidatura, pues cuenta con algunos de los grandes talentos de esta temporada. Algunos de estos jugadores, que además fueron de los más destacados en la visita que hicieron hace poco a Salt Lake City, son Blake Griffin, Chris Paul y Jamas Crawford. De hecho solo la mala suerte y la falta de coordinación en momentos puntuales les han alejado de los primeros lugares de la clasificación de la conferencia, que en este momento dominan los Memphis Grizzlies, acompañados en el podium por los Golden State Warriors y los Houston Rockets.

Anuncios
Anuncios

Su juego está por ahora muy centrado en la línea exterior, pues sus jugadores más importantes se encuentran asentados en las posiciones de base y alero. Sin embargo muchos de esos son grandes jugadores en el uno contra uno y pueden fácilmente llevar la pelota hasta el aro personalmente en caso de encontrar el hueco necesario y la oportunidad de llegar a sacar un rédito positivo de una entrada a canasta desde la linea de triples.

Por ahora no están teniendo suerte y algunos de sus partidos han sido derrotas frente a equipos contra los que podrían haber obtenido un resultado mucho más positivo, pero aún así tienen muy pocas derrotas, lo que demuestra que, aún sufriendo, son muy capaces de llegar a la victoria desde posiciones complicadas.

Una de sus fortalezas es el hecho de que sus jugadores de segunda línea siguen siendo muy válidos y pueden llegar a ganar los partidos en caso de ser necesario hacer uso de ellos.

Anuncios

Esa segunda línea tan sólida les permite que no exista un gran problema en hacer un juego agresivo que pueda llegar a cargar de faltas a un jugador determinado. Aún con todo Blake Griffin es ahora mismo una de sus piezas clave y posiblemente el único jugador insustituible del equipo, con lo que sufre un marcaje muy en corto por parte de la mayor parte de los equipos que consideran que no están en posición de obtener un resultado positivo de la guerra abierta contra el alero de los californianos.

En definitiva un equipo muy capaz de llegar a ganar este campeonato y que solo necesita rodaje para adaptarse a sus nuevos jugadores.