Los Ángeles Clippers son ahora mismo uno de los mejores equipos de la Conferencia Oeste. Van quintos en una conferencia donde los playoffs están muy caros, como demuestra el hecho de que el último puesto que da derecho a acudir a ellos en esta conferencia, necesite ahora mismo 12 victorias y 11 derrotas, mientras en la otra conferencia con un 8 a 12 sea suficiente. En su caso llevan 16 victorias por tan solo 5 derrotas, un balance muy bueno. Por el contrario, sus rivales, los Indiana Pacers, cuentan en este momento con un exiguo balance de 7 victorias por 15 derrotas. Parecía claro que Los Ángeles Clippers tendrían relativamente fácil ganar este partido.

Anuncios
Anuncios

En el primer cuarto, los jugadores californianos pusieron sobre la mesa la combinación entre DeAndre Jordan y Blake Griffin para pasar muy por encima de sus rivales, que a falta de 4 minutos perdían por 26 a 13. Al final bajaron ligeramente el ritmo y acabaron por entregar 5 puntos de esa ventaja para acabar en un 33 a 25 que contentó a los angelinos y tranquilizó un poco los ánimos de los aficionados que asistían al Bankers Life Fieldhouse de Indiana.

En el segundo cuarto, continuó la tendencia del final del anterior cuarto y los Indiana Pacers continuaron reduciendo la ventaja a costa de los minutos en el banquillo de las grandes estrellas de Los Ángeles Clippers, que estaban esperando a la segunda mitad para dar el golpe definitivo. Incluso a pesar de no tener a sus mejores jugadores sobre la cancha, los californianos solo entregaron 3 puntos de la ventaja de 8 en un 21 a 24 que les servía para la segunda mitad.

Anuncios

De vuelta de los vestuarios, Los Ángeles Clippers pusieron de nuevo en marcha la máquina de hacer puntos, y en pocos minutos, terminaron de romper el partido con parciales que hicieron que muchos del público empezaran a entender que el partido estaba ya perdido. Los Indiana Pacers no pudieron con la defensa que plantearon los angelinos, y para cuando quisieron darse cuenta, estaban con un marcador de 28 a 16 y 17 puntos por debajo en el marcador.

El último cuarto fue un mero trámite en el que Los Ángeles Clippers se limitaron a contener al equipo contrario que, incluso a máximo rendimiento, solo pudo obtener un marcador final de 103 a 96. Victoria fácil para los visitantes y un partido más en el casillero de unos jugadores que parecen llamar a la puerta de las finales con mucha fuerza.