Los Brooklyn Nets son ahora mismo uno de los 8 equipos en posiciones de playoffs de la Conferencia Este. Sin embargo, llevan un total de 10 victorias por 12 derrotas y no acaban de ser un equipo bien conjuntado, en parte por la falta de previsión para crear un equipo en el presente que pueda llegar a funcionar unido. Por ahora son solo un equipo en construcción con algunas estrellas que pasan en Nueva York sus últimos años antes de la retirada definitiva.

El caso de los Charlotte Hornets no es muy diferente. Con un equipo creciendo actualmente, no son capaces de plantar cara de manera sostenida a la mayor parte de los equipos rivales.

Anuncios
Anuncios

Son un equipo que muestra ya el tipo de oponente que serán en el futuro si continúan creciendo y evolucionando como hasta ahora, pero en este momento no son un equipo a temer. El partido estaba en el aire, al menos en las apuestas.

El primer cuarto fue ya el inicio del fin del encuentro. Los Brooklyn Nets empezaron el partido poniéndose directamente por delante en el marcador y estableciendo además un claro dominio tanto en la faceta ofensiva como defensiva. No dejaron a los Charlotte Hornets jugar cómodos y para un equipo que ya de por sí no está en su mejor momento eso resultó definitivo. En el primer cuarto ya recibieron un marcador de 33 a 17 que ponía en el luminoso los primeros 16 puntos en contra.

En el segundo cuarto los Brooklyn Nets plantearon un juego mucho menos exigente para poder dejar descansar a sus mejores estrellas y plantearse dar el golpe definitivo en el tercer cuarto y el marcador se resintió.

Anuncios

Los Charlotte Hornets lograron un parcial positivo de 20 a 25 y se acercaron a los 11 puntos. Sin embargo de camino a los vestuarios nadie confiaba en la victoria local.

En el tercer cuarto los Brooklyn Nets volvieron a la carga y el partido se decidió en los primeros minutos, en los que aumentaron la ventaja a niveles inasumibles para sus rivales. Al final los Charlotte Hornets bajaron los brazos y ambos equipos dejaron pasar el tiempo para acabar el partido con un 114 a 87 que resulta bastante explícito.