Los Toronto Raptors son unos de los equipos que en este momento tienen mejor balance de victorias y derrotas de la temporada y el primero en la Conferencia Este. Tienen un equipo muy sólido y con grandes sinergias que les permite superar a equipos con mejores jugadores en el aspecto individual. Por el contrario, en los Cleveland Cavaliers son, al menos por ahora, de más individualidad que conjunto. Su gran estrella, LeBron James, sigue siendo el principal referente, y el juego de equipo en este momento, sigue siendo inferior al requerido. El partido ante Toronto Raptors fue un ejemplo de lo que se puede lograr jugando unidos.

El partido comenzó con los de Ohio dominando en el marcador, pero con los Toronto Raptors muy cerca y siempre a muy pocos puntos, a la espera de que una mala racha de la estrella de los Cleveland Cavaliers les permitiera llegar a obtener la ventaja en el marcador.

Anuncios
Anuncios

A falta de poco más de 4 minutos, LeBron James empezó a tener problemas para anotar y el equipo se resintió. Empezaron a estar por debajo y muchos temieron que ahí empezase la caída del equipo. Sin embargo, tratando de mejorar la situación, LeBron pasó a controlar la distribución del juego mientras Dion Waiters, base del equipo, pasaba a ser la fuente de puntos, logrando los últimos 8 puntos de los Cleveland Cavaliers en el cuarto. Al final 33 a 26 y una situación que, aunque salvada, había acabado mal para los de Ohio.

Los periodos segundo y tercero se convirtieron en un calco el uno del otro y en un cuarto casi continuo, pues la situación se mantuvo completamente estable durante esos 24 minutos. Ambos equipos intercambiaban canastas mientras trataban de evitar que el otro equipo lograra seguir el ritmo de anotación.

Anuncios

No hubo grandes rachas, de hecho apenas hubo ocasiones en las que un equipo lograse anotar y el otro no hiciera lo propio en la canasta contraria y ambos equipos parecieron aceptar tácitamente decidir el partido en base a qué equipo tenía más fallos en la faceta ofensiva, pues hubo mucho más empeño en ataque que en defensa. Al final de ambos cuartos, el marcador no dejó nada decidido. El segundo acabó 30 a 29 para los Toronto Raptors, mientras el tercero se decidió por 25 a 26 para los Cleveland Cavaliers. Tras 24 minutos todo seguía igual.

En el último cuarto, los de Ohio salieron a la cancha a ganar el partido y mostraron un juego muy superior al de sus rivales, que no supieron responder. La defensa de los Cleveland Cavaliers dejó a los Toronto Raptors con 13 puntos mientras ellos llegaban hasta los 24 y ganaron el partido por 101 a 105.