Una semana más, y ya van muchas, los Grizzlies de Memphis se confirman con uno de los equipos más potentes de la NBA en el actual momento de la temporada. Y, desde luego, uno de los aspirantes al título más claros. En su último partido han conseguido vencer por una diferencia de siete puntos, 105 a 98 al que hasta ahora era el equipo más en forma de la NBA y el equipo de moda para los comentaristas: El Golden State Warriors. Con esta victoria los Grizzlies dan un aldabonazo importante y presentan con total seriedad su candidatura. Los Warriors llevaban una racha de victorias impresionantes, de dieciséis consecutivas pero ayer Marc Gasol, Vince Carter y los demás terminaron con ella de un modo incontestable.

Anuncios
Anuncios

Aunque el primer cuarto fue para el equipo del Golden State, quien empezó el encuentro de forma muy igualada y aún con pequeñas ventajas para terminar los primeros 12 minutos con un 24-30. Sin embargo, la salida de la segunda unidad de los de Memphis puso rápidamente el partido en franquicia para su equipo. Marc Gasol diría al finalizar el partido que fue la fortísima defensa de los considerados jugadores más secundarios la que logró cambiar toda la dinámica del partido y ofrecerles una sólida ventaja que ya no perderían al final. El parcial del segundo cuarto fue de, nada menos que 33-19 lo que dejaba ocho arriba s los Grizzlies en el descanso. Esta diferencia lograron mantenerla sin problemas hasta el final, sin que pareciese nunca que el partido estaba en peligro.

Anuncios

La clave del encuentro fue desde luego el juego interior. Marc Gasol y Zach Randolph castigaron sin piedad la zona de los Warriors, un tanto disminuidos por la baja por lesión de sus dos pívots titulares, Andrew Bogut y David Lee. Los que los sustituyeron en el cinco inicial, Green y Ezoli, tuvieron una noche aciaga y solo fueron capaces de anotar siete puntos entre los dos.

Por el contrario, el pequeño de los Gasol terminó con 24 puntos y 7 rebotes en tanto que Randolph sumó 17 puntos y 10 rebotes. Fueron ambos bien acompañados por un Vince Carter que jugó su mejor partido de la temporada y consiguió anotar 16 puntos.