En muchos campos profesionales y de la sociedad en general, constantemente vemos salir del armario a muchos hombres que quieren vivir su orientación con normalidad y no desean seguir escondiéndose.

En el mundo del #Fútbol rara vez ocurre esto. Paco Jemez (entrenador del equipo español del Rayo Vallecano) dijo en unas declaraciones que "no estamos preparados para que un futbolista reconozca su homosexualidad". En el fútbol español fueron famosas las sospechas infundadas y los insultos en los estadios hacia dos grandes y estilosos jugadores, "Guti" y "Guardiola", del Real Madrid y Fc Barcelona, falsas acusaciones ya que son heterosexuales e incluso se casaron.

Anuncios
Anuncios

En Alemania tenemos otro rumor infundado como el de Neuer por apoyar la salida del "armario" de quien sea homosexual, así como declaraciones de sus compañeros Lahm o Mario Gomez en el mismo sentido.

No todos los futbolistas se han mostrado partidarios de que se haga público o incluso de que haya homosexuales en el mundo del balón. Al brasileño Kaká no le sentó nada bien que una revista Gay le nombrara hombre del año y rechazó aparecer en la portada, además de amenazar con acciones legales si se utilizaba su imagen o su nombre. El famoso ex jugador del Liverpool y de la selección inglesa Michael Robinson dijo que se necesitaba mucha testosterona para jugar a este deporte. Cassano, el delantero italiano dijo que esperaba que no hubiera gais en la selección. Más radical fue el entrenador de la selección brasileña Scolari, que hizo unas declaraciones en las que decía que echaría de su selección a cualquier jugador si se enteraba que era gay.

Anuncios

El panorama para quienes decidieron hacer pública su condición homosexual no ha sido muy alentador. En Alemania, quizás el más famoso sea Thomas Hitzlsperger, que jugó en grandes ligas europeas, pero su momento de declararlo fue al retirarse.

Hubo un caso que acabó suicidándose, el del jugador inglés Justin Fashanu que se ahorcó después de que un chico de 17 años le acusara de violencia sexual. Así pues, desgraciadamente tendrán que pasar todavía muchos años para que los homosexuales en el mundo del deporte puedan hacer pública su orientación sexual con total normalidad. Eso o que algún futbolista famoso de el primer paso.