Los Indiana Pacers son, ahora mismo, uno de los equipos de la Conferencia Este que tratan por todos los medios de ir ganando partidos para llegar a entrar en los últimos lugares de la Conferencia Este que dan derecho a pelear en las eliminatorias por ser el campeón de la liga de baloncesto profesional de los Estados Unidos. Por ahora están en la posición decimoprimera, aunque no excesivamente lejos en lo que a victorias y derrotas se refiere del equipo que ocupa la posición número 8. sin embargo tienen el problema de no contar con ningún líder y de no tener tampoco una gran disposición ni en defensa ni en ataque, con lo que no tienen excesivas posibilidades contra equipos como los Toronto Raptors o los Atlanta Hawks, ya mejor no hablar de los monstruos de la Conferencia Oeste como los Golden State Warriors o los Portland Trail Blazers.

Anuncios
Anuncios

Por el contrario, los Brooklyn Nets han logrado una posición de cierta comodidad en la Conferencia Este, están octavos pero varios equipos por encima no están demasiado lejos, con lo que no tienen por qué ser los que al final de la temporada sucumban en caso de que alguno de los que están más abajo tenga una buena racha. Su referente, aunque no esté en su mejor momento, sigue siendo un Kevin Garnett que aún aporta mucho como jugador interior.

Durante todo el partido, los jugadores de Indiana Pacers plantearon el partido en los mismos términos, con un juego muy basado en las capacidades de la linea exterior de su faceta ofensiva para ir poco a poco haciendo que el valor de tener en el equipo a uno de los mejores pivots no tuviera un gran efecto. Esto llevó a que los Brooklyn Nets no pudieran aprovecharse en defensa de su superioridad en la pintura y poco a poco fueron viéndose empujados hacia las cuerdas por unos Indiana Pacers que les habían encontrado las cosquillas.

Anuncios

En casa, uno de los cuartos el desempeño de los de Nueva York era un poco peor que en el anterior y para cuando se cumplió el tiempo reglamentario estaban 110 a 85, un resultado que no reflejaba la teórica superioridad de los Brooklyn Nets sobre el papel.