Los Ángeles Lakers son ahora mismo uno de los equipos con mayores problemas de toda la Conferencia Oeste. Tienen un equipo envejecido por las temporadas y que, además, no es capaz de renovarse por problemas con los niveles demasiado altos de sueldo de algunos de sus jugadores estrella, uno de los cuales, Steve Nash,  además no jugará durante toda la temporada por una lesión que le alejará definitivamente de la liga de baloncesto profesional de los Estados Unidos.

 Lakers marcha, al momento, con  siete victorias y 16 derrotas y van camino de no  clasificarse para los playoffs, aunque hasta hace muy poco el planteamiento era si no serían el peor equipo de la historia de la franquicia, lo que es algo muy grave cuando se tiene en el equipo a alguien al que se compara con el mismísimo Michael Jordan como lo es Kobe Bryant.

La mayor parte de sus problemas vienen del hecho de que sencillamente no tienen al equipo que esperaban  al inicio de la temporada y además se les han caído algunas piezas clave.

Anuncios
Anuncios

El equipo estaba diseñado en base a unas habilidades y competencias de las que ahora no disponen, que eran clave para que el equipo funcionara.

Sin la capacidad de repartir juego del que muchos consideran uno de los mejores bases de la historia de esta liga, Steve Nash, es muy complicado que un equipo basado en un juego rápido y con grandes dosis de movimiento de balón funcione. Sencillamente se han quedado sin la capacidad de hacer aquello para lo que fueron contratados.

Esto les ha llevado a recurrir a un plan “B” que no es, ni mucho menos, tan bueno como el original y que ha acabado por verse inútil, aparte de poco entrenado. Esencialmente han pasado de ser un equipo en el que todos aportan, por medio de un jugador capaz de hacer llegar el balón en posiciones muy ventajosas y desde lugares muy improbables, a ser un equipo en el que se le da el balón a las grandes estrellas y se sobrevive con lo que puedan poner sobre la cancha partido tras partido.

Anuncios

Muchos son los nombres que se ponen cada noche sobre la cancha de los partidos de Los Ángeles Lakers sin que lleguen a dar lo que son capaces porque sencillamente no tienen la oportunidad.

Hasta que no se logre sacar un equipo de la lista de nombres y se encuentre la manera de que funcione los partidos de Los Ángeles Lakers serán poco más que una sucesión de grandes individualidades que, es posible, ganen partidos por pura habilidad y sin que por ello se pueda esperar lo mismo del siguiente.