¿Todo un subcampeón del mundo de Fórmula 1 trabajando conduciendo coches fúnebres? La noticia parece mentira pero no lo es. Frentzen, tras la muerte de su padre, decidió echarle una mano a su hermana Nadine-Nicole en el negocio familiar.

Frentzen corrió para muchas escuderías, entre ellas Arrows, Sauber, Williams, Renault, Prost y Jordan-Mugen-Honda. En su juventud corrió en el mismo equipo que Michael Schumacher en el "Mercedes Junior Team". Allí también conoció a Corinna, la ahora mujer del gran piloto alemán y que fue también novia de Frentzen.

En la actualidad, con 47 años, conduce un coche fúnebre por Monchengladbach, la ciudad donde está la funeraria familiar.

Anuncios
Anuncios

El piloto ha asegurado al diario aleman "Kolner Express" que cuando pilotaba en Fórmula 1 esporádicamente ayudaba a su padre en el negocio y ahora lo hace con su hermana, así que para él no es algo nuevo. En sus comienzos en el mundo de las carreras era frecuente ver a un coche fúnebre transportando el kart en la parte donde solía ir el féretro.

La carrera de Frentzen fue en líneas generales exitosa, quedando un cierto sabor agridulce de no poder haber pilotado un monoplaza de los punteros, quizás el más competitivo que manejó fue en la época con el equipo Sauber. Estos últimos años era habitual de carreras en circuito pero con coches tipo GT, estas competiciones gozan de gran popularidad en Alemania y, en general, en el norte europeo.

A pesar de lo curioso de la situación, seguro que nos sorprenderíamos de algunos deportistas que hace años eran conocidos y ahora están en el anonimato por voluntad propia u olvidados.

Anuncios

La vida del deportista suele ser corta y luego es difícil encontrar sitio, en muchos casos en la vuelta a la vida alejada de los focos y la fama. En el caso de Frentzen, además, se une la vinculación a la empresa familiar que le permitió hacer realidad el sueño de ser piloto de alta competición. Con el coche fúnebre se ahorraban dinero en remolques y la empresa generaba los recursos suficientes para que Frentzen pudiera viajar a competir en sus primeros años.