Aprovechando la fecha de amistosos de FIFA en tierras estadounidenses, la Selección Argentina de fútbol (que el sábado 28 se medirá ante la de El Salvador) fue a disfrutar del básquet y el show de la NBA, en el partido de Washington Wizards ante Indiana Pacers, con el condimento extra de poder apoyar a su compatriota, Luis Scola.

El ingreso de Lionel Messi, Carlos Tévez, Javier Mascherano, Sergio 'Kun' Agüero y compañía causó revuelo en el estadio, donde todos los presentes buscaban la foto con sus ídolos. Aunque el #Fútbol no tiene mucha relevancia en Estados Unidos a comparación de la mismísima NBA y del fútbol americano, la presencia de los astros argentinos hizo voltear a más de uno y se llevaron todos los flashes, a pesar de la gran actuación como local de John Wall con 34 unidades, que no terminaron de ser suficientes para que los capitalinos festejen.

Anuncios
Anuncios

Indiana Pacers arrastraba seis derrotas en fila; afortunadamente, los dirigidos por Gerardo "Tata" Martino le trajeron suerte a Luis Scola. Su equipo triunfó 103-101, gracias a un doble de George Hill (figura con 29 puntos, 9 asistencias y 7 rebotes) a 2,7 segundos del final, para hacer que el festejo sea triple: la presencia #Argentina en la platea, la victoria ante un rival importante y la tranquilidad de volver a acercarse a zona de Play Offs.

El capitán argentino de la Selección de Básquet, finalizó con dos puntos (0/2 dobles, 2/4 en libres) y un rebote en 11 minutos. De esta manera, Indiana Pacers se encuentra en la novena ubicación de la Conferencia Este (31 victorias y 40 derrotas, mismo récord que Boston Celtics, en busca de seguir en post temporada).

"Es agradable que vengan, se dio así y me alegró que pudieron hacer algo diferente.

Anuncios

Me contó el 'Kun' (Agüero) que muchos no habían visto partidos de NBA. Es una alegría que pudieran venir y es súper agradable que hayan salido de la concentración", comentó Luis Scola, capitán del seleccionado nacional de básquet.

Como dato de color, Lionel Messi recibió la camiseta con el número 10 y su apellido, de parte de la franquicia de Washington en su arribo al estadio.