El alero de Oklahoma City Thunder fue intervenido quirúrgicamente de su pie derecho. El MVP de la temporada anterior, tuvo su segunda intervención tras ser operado en octubre en la base del quinto hueso metatarsiano (más conocido como fractura de Jones).

Con sólo 27 partidos jugados en la temporada actual, Kevin Durant acumulaba un promedio de 25.4 puntos por encuentro, 6.6 rebotes y 4.1 pases gol a sus compañeros, un aporte importante que no tendrá la franquicia de Oklahoma City Thunder, que por el momento no está tan tranquilo. En la Conferencia Oeste ocupa el octavo lugar, con récord de 42 victorias y 32 derrotas, mientras New Orleans Pelicans se encuentra noveno, con 39 victorias y 34 derrotas en busca de la clasificación a Playoffs.

Anuncios
Anuncios

La serenidad que tendrán los fanáticos de Oklahoma, es que tras la operación, Kevin Durant declaró: "Me encanta estar en Oklahoma City. Adoro a mis compañeros, me gusta la ciudad; no pienso en irme a ningún otro sitio".

Entre rumores, su contrato finaliza en 2017 y quedaría libre. Se habló de un posible regreso luego de su recuperación con traspaso incluido, pero Durant ha dejado en claro que su idea es cerrar su carrera como ídolo en un solo lugar: "He escuchado mucho lo que se dice. Pero yo tengo algo en claro: quiero ser uno de esos jugadores fieles a un mismo equipo a lo largo de toda su carrera. Kobe Bryant, Tim Duncan, Dirk Nowitzki, son un ejemplo de fidelidad. Nunca se sabe qué pasará en el futuro o lo que tu propio equipo decida más adelante, pero lo que yo deseo es seguir en el mismo equipo y que los Thunder retiren mi camiseta algún día.

Anuncios

Me encanta jugar en este equipo y es un orgullo para mí llevar el logo de Oklahoma City Thunder en el pecho. Ahora mismo, es mi hogar…"

Luego de la operación exitosa, que estuvo a cargo del doctor Martin O´Malley en el Hospital de Cirugía Especial en Nueva York, Durant subió una foto a su cuenta de Instagram dejando un mensaje para sus fanáticos seguidores: "No es lo que imaginaba para esta temporada, pero hoy estoy aquí y listo para conquistar este viaje. No estoy aquí para demostrarle nada a nadie; estoy luchando contra mí mismo, tengo a mis amigos y familiares para ayudarme y a ellos les voy a estar eternamente agradecido. Esto es sólo un pequeño obstáculo. Gracias a todos mis hermanos de la NBA que me extendieron su mano, significa mucho para mí. No puedo esperar más para jugar con mis compañeros, GO THUNDER".