El boxeador Ubaldo Néstor Sacco, conocido también como ''Uby'', murió en Mar del Plata un día como ayer, 28 de mayo, pero de 1997, a los 41 años. Nacido el 28 de julio de 1955, cumpliría en dos meses 60 años. Las causas de la muerte fueron una meningitis y un tumor nasal que derivo en un paro cardiorrespiratorio.

Sacco comenzó su carrera profesional en el año 1978, ganando a su retador, Luis Garay, por abandono en el quinto asalto. El 23 de mayo de 1983, fue campeón argentino al derrotar a Roberto Alfaro por puntos. Luego fue vino el Sudamericano, 15 de mayo de 1982, otra vez por puntos a Roberto Alfaro en el Luna Park.

Anuncios
Anuncios

Por el titulo del mundo de los 'Welter Juniors', frente a Gene Hatcher, de los Estados Unidos, primero perdió por puntos, el 15 de diciembre de 1984, en Forth Worth. Ya en la revancha, 21 de julio de 1985, en el Campione D'Italia, ganó por 'knock out' técnico en el noveno 'round'. Triunfo inolvidable para el #Boxeo argentino, y para su carrera también. Pero ¿quien iba a decir que era una de sus últimas subidas al cuadrilátero? Un hombre, que llego a lo máximo, ni el ni nadie pensó que iba a casi culminar en poco tiempo su carrera. Solo fue campeón durante siete meses y veintidós días. El italiano Patrizio Oliva lo noqueó en Montecarlo el 15 de marzo de 1986, por puntos. Prometió, tras caer con Oliva que volvería a ser campeón pero no pudo cumplirlo. No solo perdió su titulo sino que fue de a poco terminando con su vida.

Anuncios

Desde aquella pelea no retorno mas al boxeo.

Tuvo una mala vida, varias detenciones por tenencia de estupefacientes y disturbios y peleas en la vía pública. Varias veces entró en la cárcel.

En su vida, apareció secundando a su padre en el rincón, un boxeador a nivel nacional. Se drogaba, fumaba marihuana desde los 13 años, se emborrachaba de joven antes de pelearse. Tuvo dos hijos, Lorena y Sebastián, que fueron muy importantes para su vida. Le confesó a Claudia, su mujer, cuando estaba embaraza en el octavo mes de su hijo, que tenia SIDA.

Llegó a lo máximo como boxeador, lo que pocos consiguen, y lo derrumbo completamente. Tuvo todo para perderlo de la peor manera.