Después de 13 años sin dar la vuelta, #Racing se consagró campeón del Torneo Inicial 2014. Sin embargo, le quedó una deuda pendiente: ganarle el clásico a Independiente de visitante. Ayer, con buen juego y actuaciones individuales destacadas, el equipo de Cocca se desquitó y festejó en su cancha. De la vereda de enfrente, Independiente despidió al técnico Jorge Almirón. 

El partido fue entretenido y hubo opciones para los dos equipos, pero Racing tuvo las más claras. El gol de la victoria llegó de la mano del capitán e ídolo académico, Diego Milito, de penal. A los 22' del primer tiempo, Víctor Cuesta bajó a Marcos Acuña en el área y Delfino no dudó en cobrar penal para el local.

Anuncios
Anuncios

Por momentos Independiente tuvo el balón, pero no logró pasar a los buenos defensores que tiene la Academia. La más clara la tuvo el delantero Lucas Albertengo, pero los reflejos de Saja se quedaron con las ilusiones del rojo. Al inicio del segundo tiempo Independiente también tuvo algunos minutos de gloria, que pronto se desvanecieron con varias llegadas al hilo de Racing.

Más cerca del final, fue todo del local. A Independiente se lo vio entre desesperado y nervioso, y se vio reflejado en la expulsión de Federico Mancuello. El mediocampista estaba jugando por el artículo 225, porque había sido expulsado en la fecha doce, y repitió la situación con una patada fuerte a Francisco Cerro.

Todo Racing vivió con mucha alegría esta victoria que le sube los ánimos para el partido que le espera el jueves ante Guaraní por la vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Anuncios

Los jugadores se mostraron muy contentos al finalizar el encuentro y festejaron con su gente. 

La gran figura de este encuentro fue el príncipe Diego Milito.  El DT Cocca acostumbra a reservarlo para los partidos importantes, o a reemplazarlo a mitad del segundo tiempo, pero esta vez, seguramente a pedido del jugador, Milito estuvo en cancha los 90'. Es sabido que el delantero es fanático de Racing, y lo volvió a demostrar en el festejo de gol y cantando al final del partido. Los hinchas lo reconocen todo el tiempo: cuando el equipo sale a la cancha, inmediatamente corean su nombre y un sentido "Milito hay uno solo", en referencia a su hermano Gabriel, reconocido hincha del rojo. 

Diego Milito se convirtió en el emblema de Racing al volver de Europa para jugar en el equipo de sus amores y salir campeón con él. Los hinchas de Racing ven en él a ídolos como fueron Omar Corbatta o Rubén Paz, y bien merecido lo tiene. En declaraciones posteriores al partido, el capitán dijo: "Ojalá el jueves podamos darle otra alegría a la gente".

Para Independiente es una derrota importante que además lo dejó sin técnico por el momento. Almirón estaba en la mira de la dirigencia y de los hinchas y éste fue el detonante. Ahora, el cuerpo técnico está en la búsqueda de su reemplazante y suenan nombres como "los melli" Barros Schelotto, Diego Cagna o Pedro Troglio.   #Argentina #Fútbol