En junio se cumplirán dos años de la muerte de dos personas por un enfrentamiento entre barras de Boca, en la previa de un partido amistoso con San Lorenzo. Ese hecho fue el disparador para que se prohíba el acceso a hinchas visitantes en el campeonato de Primera División del Fútbol Argentino. La medida ya había sido ejecutada en la B Nacional y se extendió a los cruces internacionales de equipos nacionales.

La medida no logró contener la violencia, por el contrario, el listado de muertes en canchas de fútbol en el país creció significativamente. Solamente entre octubre y noviembre de 2014, murieron seis personas por enfrentamientos entre barras, de los cuales dos se produjeron en peleas de facciones de un mismo club.

Anuncios
Anuncios

La connivencia del poder político con los barras bravas convirtió a estos últimos en fuerzas de choque que ofrecen sus servicios más allá del fútbol, conformando organizaciones que administran mucho dinero y más poder.

La suspensión del #Superclásico por la Copa Libertadores, donde sólo asistió público local, deja de manifiesta la compleja y enfermiza que atraviesa el fútbol. Además de los violentos, el partido de anoche fue un resumen de cómo la cultura del aguante hirió al Futbol Argentino de muerte y que excede a los barras e incluye a hinchas, futbolistas, dirigentes y periodistas.

Tomar como normal situaciones que no lo son, es quizás la raíz del problema: protagonistas que deben salir a la cancha por manga porque pueden ser agredidos (anoche se vio que igualmente las agresiones se producen), equipos que no pueden abandonar la cancha porque las fuerzas de seguridad no tienen un protocolo para asegurarles que no les pase nada, en medio del caos un drone sobrevuela el estadio con una cargada por el descenso de River.

Anuncios

Todo eso parece normal en el Fútbol Argentino.

En el banco de suplentes, mientras Ponzio sufría los efectos del gas pimienta, dijo: “Lo lógico sería que esto no suceda, pero somos una sociedad complicada, dónde parece que esto es una guerra. Y lo alimentamos todos”. #Boca Juniors