No es exagerado afirmar que el jueves 14 de mayo, Boca y River se juegan el partido del año. Lo que se disputará será el pase a cuartos de final de la Copa Libertadores de América. El partido de ida se definió con un penal y fue victoria de los de Gallardo. Pero todavía restan disputarse 90 minutos, y el xeneize está obligado a salir a buscar el partido si es que no quiere quedarse afuera.

Es una verdadera final. Un encuentro histórico, que sin dudas, tendrá asistencia perfecta del hincha de Boca. Le hará sentir el rigor de jugar en la Bombonera.

Si tuviéramos que buscar argumentos certeros para explicar por qué ganó River, deberíamos decir que fue el planteo que ideó su técnico, de poblar el mediocampo y ser más combativo con el ingreso de Leonardo Ponzio, formando un doble cinco áspero que terminó fastidiando a los encargados de crear juego en el equipo contrario, caso Fernando Gago, Nicolás Lodeiro, Pablo Pérez.

Mucho se habló después del partido que Arruabarrena se equivocó en dejar afuera a una de las principales estrellas que tiene este plantel, como lo es Daniel Osvaldo. Jugador que trajeron específicamente para jugar la Copa y que ingresó los últimos tres minutos. También se le cuestionó el ingreso de Marín por el lateral derecho, en vez de mantener a Gino Peruzzi, de buen partido en la Bombonera. Algunos cuestionan la ausencia de Marcelo Meli, que demostró en los últimos encuentros xeneizes que es un jugador clave para este sistema táctico. En fin, se reprochó más de la cuenta a un equipo que no había conocido la derrota desde que comenzó el año y que se acostumbró a ganar. Las cosas del #Fútbol hicieron que su primera caída fuera contra su clásico rival y que además, peligre su pase la siguiente etapa de la Copa.

Todavía el Vasco y su equipo tienen una vida más. La deberán aprovechar al máximo, siendo conscientes que enfrente habrá un equipo que planteará el compromiso de la misma manera que lo hizo en el monumental. Si Boca queda eliminado, sería la segunda derrota en el plano internacional en los últimos dos años. En la Bombonera, la final del mundo. #Argentina