Federico Delbonis comenzó esta semana con el objetivo (casi una obligación) de repetir la final que había realizado, la temporada pasada, en el ATP de Niza, para no descender en el ranking, que actualmente lo encuentra en el puesto 74. En los cuartos de final, esa meta se complicó aún más ya que del otro lado de la red se enfrentaba ante el máximo favorito al título y 9 del escalafón mundial, el suizo Stan Wawrinka.  

Sin embargo el tenista de Azul no se amilanó y jugó con la misma determinación que lo había hecho en sus dos partidos anteriores. Tras perder el primer set en un reñido tie break, el argentino revirtió el marcador y eliminó al crédito local para instalarse entre los cuatro mejores del ATP 250 de Ginebra, que en su regreso al circuito tras 24 años, reparte premios por más de 430 mil dólares.

Anuncios
Anuncios

Delbonis comenzó el encuentro decidido y con esa iniciativa se le presentó una oportunidad de quiebre (la única en todo el set para ambos jugadores) en el primer game de saque de Wawrinka, pero no la puedo aprovechar. Ante una gran paridad, el primer capitulo se definió en un cerrado tiebreak, que favoreció al Top Ten local por 7-5.

A pesar de estar abajo en el marcador, el argentino mantuvo el ímpetu y contó con una notable efectividad en el servicio (ganó el 78% de los puntos con su primer saque y el 76%, con el segundo). Jugando de esta manera, el tenista de Azul encontró su merecida recompensa en el cierre del segundo set, en el que generó su segunda oportunidad de quiebre. Esta vez no la dejó pasar y condujo el desenlace del partido a un tercer capítulo.

Con el envión anímico, el argentino volvió a quebrar en el inicio del parcial definitivo para concretar una racha positiva de 4-0 en games. Parecía liquidado el cotejo, pero apareció la jerarquía de Wawrinka y, en un abrir y cerrar de ojos, se equilibró nuevamente el marcador 2-2.

Anuncios

Lejos de bajar los brazos, el sudamericano volvió a la carga y consiguió otra rotura para ponerse arriba 5-3.

Cuando todo parecía definido, el argentino sirvió para partido pero no lo pudo cerrar al sufrir el segundo quiebre en el mismo set. En ese momento crucial, apareció la fortaleza mental del argentino para enfrentar situaciones complicadas, como lo había hecho en otros momentos difíciles del partido. Así dejo atrás las chances dilapidadas y concretó un nuevo quiebre para llevarse una valiosa y meritoria victoria luego de poco más de dos horas de intenso juego.

Con este triunfo, el tenista de Azul obtuvo su segundo triunfo ante un Top Ten. El anterior había sido en la temporada 2013 ante otro suizo, Roger Federer (por entonces 5 del mundo), en el ATP 500 de Hamburgo. Además es su mejor actuación en 2015, tras superar los cuartos de final alcanzados en Río de Janeiro y en Buenos Aires. En su camino en la defensa de los puntos de la final de Niza 2014, su próximo rival es el portugués Joao Sousa, sexto cabeza de serie y 50 del mundo, que derrotó al español Pablo Andujar (41°) en tres sets: 6-4, 2-6 y 7-6 (6). #Argentina #Europa #Tenis