Con la renuncia consumada de Joseph Blatter a la presidencia de la FIFA, los directivos de la Asociación Argentina de #Fútbol se reunieron en la histórica casa de la calle Viamonte para discutir, en la habitual reunión de los martes del Comité Ejecutivo, el voto argentino en Suiza y la "#AFA que queremos en el futuro", documento presentado ante el actual presidente.

"Con el diario del lunes parece que el voto no estuvo tan errado", manifestó Segura a los dirigentes presentes en la junta y, fuera de la misma, a los periodistas de guardia en la vereda. Fue en clara alusión para defenderse de las críticas por el voto positivo al príncipe jordano Alí Al-Hussein, que podría repetirse nuevamente en el congreso extraordinario a realizarse entre diciembre de este año y marzo de 2016, cuando se elija al nuevo presidente de la FIFA.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, antes del cónclave en la casa madre del fútbol argentino, más de 30 representantes de diferente instituciones, entre ellas Boca, Belgrano y Lanús, se congregaron en el hotel céntrico Savoy (propiedad del titular de Racing, Víctor Blanco) para definir en conjunto 15 puntos en búsqueda de una Asociación "más democrática y clara en el manejo de las cuentas", según las propias palabras del presidente de la institución cordobesa, Armando Pérez, posible candidato para las próximas elecciones de octubre.

Sorprendentemente, quienes asistieron también a la reunión fueron Luis Segura y Miguel Silva, titulares de Argentinos y Arsenal, respectivamente, a quienes los mismos directivos autoconvocados le reclaman cambios profundos de cara al 25 de octubre, día en que finalice el mandato del actual presidente.

Anuncios

Otro de los temas que se mencionó fue el escándalo de corrupción en la Federación Internacional de Fútbol Asociado, que involucra al fallecido y ex presidente de AFA, Julio Grondona, por recibir el pago de coimas de las transmisiones deportivas. "Lo que Grondona recibió para AFA está todo documentado y no hay ningún tipo de problema", sentenció Segura, en lo que fue la primera de las batallas dialécticas con vista a las elecciones de octubre.