En estos tiempos donde lo que no tenemos es precisamente eso, tiempo, las personas que les gusta practicar deportes y pasar tiempo con sus mascotas ahora pueden unificar ambas cosas. Los deportes con perros es una tendencia que está creciendo en el mundo. Hay diversas variantes para todos los gustos, algunas ancestrales y otras muy nuevas.

En primer lugar el mushing, más conocida en nuestro país como sled dog, y es sencillamente competir en un trineo en el que va una persona y es tirado por perros. Durante muchos años y aún ahora es una necesidad que adoptan en lugares donde la nieve dificulta el trasladarse de un lugar a otro, pero también se realizan competiciones en todo el mundo.

Anuncios
Anuncios

La más conocida en nuestro país se realiza en Usuhaia. Existe una variante Wheel dog, que se practica con un carro con ruedas para los lugares carentes de nieve, o las prácticas durante el año. Por supuesto requiere gran entrenamiento y tener más de un animal.

El canicross es un deporte que se practica corriendo junto a un perro que va unido a nuestro cuerpo mediante un arnés, un cinturón para el corredor y una cinta amortiguada. El animal debe ser de más de un año, estar bien alimentado y sano y siempre debe ir por delante en la práctica de este deporte. Se requiere gran coordinación entre el perro y quien lo practica, siendo una variante maravillosa del running, pero mejor acompañado. Sólo debe sincronizarse el paso con nuestro perro y a correr.

El freestyle canino es una coreografía musical representada por perros y sus cuidadores o entrenadores.

Anuncios

Es muy divertido y sus presentaciones son admiradas por mucha gente por la comunión musical entre ambos. Esta disciplina nació en los '80s, pero aún sigue siendo un deporte menor entre los que se practican con canes.

El herding consiste en demostrar las habilidades del perro en pastoreo conjuntamente con un entrenador. Se representan situaciones reales de mayor o menor dificultad en la conducción de rebaños.

El agility es la disciplina más conocida con reglas muy sencillas: el perro debe sortear una serie de obstáculos de la forma más limpia posible. El animal no puede completar el circuito sin la ayuda y guía del humano, por lo que la compenetración entre ambos es muy importante. Puede practicarse como ocio con perros de cualquier raza o sin ella, pero para las competencias generalmente exigen que sean de determinadas razas, siendo el Border Collie el elegido por excelencia. Aunque hay varias asociaciones que permiten las competencia de perros sin raza alguna, algo muy positivo. #Animales