No está haciendo un buen papel Argentina en el mundial sub 19 de #Básquet que se realiza en Grecia. Todavía no conoce la victoria, es decir, que el conjunto albiceleste perdió todos los partidos que jugó. El equipo que dirige Sebastián Ginobili está dejando mucho que desear en una competencia importante en el que los chicos tenían grandes expectativas de dejar una buena imagen. En cualquier certamen internacional siempre es un objetivo primordial estar a la altura.

Argentina ya de por sí impone respeto en el básquet mundialmente. Por más que se trate de una selección juvenil, es casi una obligación dar pelea y estar entre los mejores de un torneo.

Anuncios
Anuncios

Cuando el nombre de nuestro país figura en la lista de participantes, los ojos de los demás exponentes se posan exclusivamente en todo lo que ocurra con el desempeño del combinado nacional. Los juveniles suman tres derrotas consecutivas y quedaron últimos en el grupo B.

Pese a no ganar ningún partido, los dirigidos por Ginobili se clasificaron a los octavos de final. En el cierre de la fase de grupos, España fue el verdugo ya que derrotó a los jóvenes argentinos 75 a 51. Entre tantas pálidas que arroja esta travesía por el viejo continente, el próximo rival sería nada más y nada menos que los Estados Unidos. Frente a los ibéricos, el seleccionado siempre estuvo abajo en el marcador y nunca estuvo ni cerca de poder acercarse en los números. Apenas fue rescatable el aporte de Iván Gramajo que finalizó con 11 puntos.

Anuncios

Rodrigo Gerhandt convirtió tan solo 9 unidades.

La principal figura del elenco nacional, Juan Pablo Vaulet, disputó cuatro minutos por una lesión en el tobillo y solo pudo encestar en tan poco tiempo un tiro libre. La ausencia del reciente elegido en el 'draft' de la NBA se sintió y mucho en el desarrollo del juego. Sin su presencia en el rectángulo, la posibilidad de ganar es bien nula.

El panorama no se vislumbra muy alentador para la celeste y blanca. Anteriormente cayeron ante Turquía 76 a 64 y frente a China por 74 a 67. Y lo peor es que ahora se viene Estados Unidos en los octavos de final. "Estoy mal, estaba convencido que podíamos terminar segundos del grupo", señaló con resignación el hermano de Manu Ginobili.