En el primer capítulo de la final de ida por #Copa Libertadores, se disputó el primer enfrentamiento entre  River vs. Tigres.  Una noche de lucha, protagonismo de juego, e inteligencia defensiva por sobre todas las cosas, concordaron en los planteos de ambos equipos, tomando los recaudos necesarios para no determinar un resultado primario, en la instancia donde no interviene el "famoso" gol de visitante.

Con 40.000 almas alentando en el "Volcán" de Monterrey, Tigres recibió a River Plate, en una "cómplice" final a la que el conjunto "millonario" no accedía tras 19 años. El equipo de Gallardo, diagramó un encuentro a la perfección de la paciencia y el orden en la busca del ansiado resultado.

Anuncios
Anuncios

Tigres, con el plan estratégico del "Tuca" Ferretti, intentó salir a jugar de igual a igual frente al elenco del "Muñeco" Gallardo, que desde un principio supo solventar la propuesta de los mexicanos. Sin embargo, en la primera tapa Tigres consolidó dos llegadas claras, irrumpidas por los reflejos del arquero `riverplatense´ Barovero.

Durante el primer tiempo, River sólo pudo lastimar con una llegada del delantero, recién incorporado, Lucas Alario, que controló con su salida, el arquero argentino Guzmán. El descanso fue 0-0, pero con la particularidad que el equipo de River Plate, se vió obligado a realizar dos cambios, debido a molestias musculares de los protagonistas uruguayos.

Tanto Carlos Sánchez como Tabaré Viudez, debieron ser reemplazados por Gallardo en el complemento, de cara a la "negociación" en cancha del resultado final.

Anuncios

"Pity" Martínez y Lucho González, ingresaron para complementar la mitad de la cancha con el siempre regular "Leo" Ponzio, y así River supo manejar inteligentemente la igualdad final, con mucha garra y entrega.

Una "suerte de casualidad" en el travesaño tras un desvío de Vangioni, y las destacadas labores de Barovero, y Maidana, fueron las protagonistas en la primera etapa. Y el buen desempeño de River fue lo preponderante en el segundo tiempo, donde el elenco de Gallardo, entendió que el negocio era la marca, los relevos, y la ocupación de los espacios, para llevarse la definición de la Copa Libertadores a "casa".

Con el "viento a favor", el saldo negativo de River fueron las lesiones musculares de los patriotas "celestes" Mora y Viudez, mientras que Mercado no será parte del partido de vuelta por su doble amonestación adquirida en el primer tiempo, tras una falta evitable. En un principio durante la disputa del liderazgo, Vangioni fue en busca de Damm, el jugador más rápido del mundo detrás del galés Bale, pero su amonestación fue táctica para contrarrestar las arremetidas de Tigres, que sumaban las penetraciones de Sobis y Gignac.

Anuncios

River se llevó un fructífero 0-0 a Buenos Aires, donde el próximo miércoles se disputará la final de vuelta en el mismo horario (22 hs.), y con la presencia de 60.000 almas en el estadio "Monumental". Los de Ferretti deberán ajustar el calibre goleador para definir el torneo, o de lo contrario, los de Gallardo tendrán que plantear un esquema más ofensivo, respecto del propuesto en el "Volcán", para consagrarse como líderes de América.

En 17 definiciones de Copa Libertadores, donde predominaron empates durante los partidos de ida, 12 fueron las ocasiones en las que el campeonato fue obtenido por los que definían como locales. El equipo más goleador de la Copa ,Tigres (25 tantos), cerrará el certamen ante River Plate, que sólo pudo ganar una vez en México, en el 2004. #Fútbol