Cuando aún el mundo del automovilismo no supera la partida de Jules Bianchi, otra vez la muerte enluta al deporte mundial, esta vez al mundo de los motores y es que este lunes, según informa "Infobae", fue confirmado el deceso del piloto Justin Wilson, quien sufrió un grave #Accidente durante una carrera de la Verizon IndyCar, celebrada el domingo en el circuito Pocono Raceway, en Long Pond, Pennsylvania. 

El anuncio fue hecho a través de un comunicado por Mark Miles, CEO de la empresa matriz de IndyCar, a las 9:00 de la noche hora del este de EE.UU.

“Con profunda tristeza, los padres de Justin Wilson, Keith y Lynne, su esposa Julia, y su hermano Stefan informan que Justin falleció hoy después de sucumbir a las heridas sufridas durante el evento Verizon IndyCar en Pocono Raceway el domingo 23 de agosto”, indicó la IndyCar en un comunicado difundido este lunes.

Anuncios
Anuncios

Wilson, de 37 años de edad y quien también corrió en Fórmula 1 con Minardi y Jaguar, sufrió un aparatoso accidente al recibir en su cabeza el impacto de una pieza soltada por el auto de Sage Karam, quien había chocado previamente contra el muro, haciendo que partes de su vehículo se desprendieran y salieran volando por la pista. Un desafortunado suceso que acabó con su vida, pese a los esfuerzos del equipo médico que lo atendió en el Lehigh Valley Health Network Cedar Crest Hospital, ubicado en Allentown, Pennsylvania.

El piloto británico integraba el equipo de Michael Andretti en la "categoría reina" de los Estados Unidos. Murió junto a sus familiares y amigos, quienes pidieron a los fanáticos no enviar flores sino hacer un donativo a la Fundación que Justin Wilson creó para la atención de los niños.

Anuncios

“La familia quiere dar las gracias al personal del Lehigh Valley Health Network Cedar Crest Hospital, Pocono Raceway, Andretti Autosport, y de la IndyCar Series Verizon, así como a toda la comunidad de carreras por el sorprendente gran apoyo de los aficionados de todo el mundo”, reza el texto de la declaración divulgada por la IndyCar.

“Justin era un padre cariñoso y devoto esposo, así como un piloto de carreras altamente competitivo que fue respetado por sus pares”, continúa el comunicado.

Paradójicamente, la competencia la ganó su compañero de equipo, Ryan Hunter-Reay, quien no celebró su triunfo por estar preocupado por la salud de su colega.

Wilson pasa a engrosar la lista de pilotos muertos en las pistas de la máxima categoría del automovilismo estadounidense. El último fue el también inglés Dan Wheldon, quien falleció el 16 de febrero de 2011, durante un choque masivo en la carrera de Indycar celebrada en Las Vegas. #EEUU