Los clubes de #Fútbol en #Argentina, son asociaciones civiles sin fines de lucro y por ende los dueños son sus socios. Bajo esa premisa fueron concebidos y aparentemente sus directivos (voceros de los asociados), tienen una opinión formada con respecto a este tema. Pero hay una voz que se contrapone y no es la de cualquier hijo de vecino, sino la del presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien sostiene que es positivo el gerenciamiento privado de los clubes.

La enorme deuda que tienen todos los clubes con la #AFA, instan a tomar medidas extremas en torno a quienes deben llevar las riendas administrativas en cada institución.

Anuncios
Anuncios

Por lo menos así lo piensa el ex presidente de Boca. " El fútbol expresa lo que pasa en la sociedad. Cuando uno ve el fútbol de otros países, ve algo organizado, dinámico, competitivo, que crece. El fútbol en Argentina acompañó el desorden imperante en el país. Ahora que estamos intentando entrar en una etapa de volver al siglo XXI, el fútbol tiene que hacer lo mismo"  dijo.

Pero hay detalles que no se solucionan con el sólo hecho del ingreso de capitales privados y el manejo administrativo de estas entidades, por parte de ajenos a los socios. La mayoría de los clubes no sólo acuñan la actividad futbolística, sino también otras ramas deportivas y sociales, que en muchos casos son la atracción de muchos socios y no estrictamente lo es el fútbol, aunque éste sea el que de alguna manera financie el funcionamiento de los otros.

El modelo a seguir sería el español y en ese aspecto hay resquicios un tanto llamativos que tal vez hacen que se repiense esta posibilidad.

Anuncios

En concreto, se puede decir que son aquellos clubes cuyo objeto social  es el desarrollo de algún tipo de deporte en competición de manera profesional. Además su participación en competiciones oficiales se encuentra limitada a una sola modalidad deportiva. Raro. Sobre todo si se menciona que en ese país al día de hoy cuatro equipos no son sociedades anónimas, entre ellos, Barcelona y Real Madrid.

Varios presidentes están en contra y algunos pocos a favor de implementar esta modalidad en el fútbol argento. Sabiendo las contrariedades de esto y conociendo el citado caso español (las deudas de los clubes aumentaron exponencialmente), Daniel Angelici, presidente de Boca, se alinea a la idea del mandamás argentino, pero avisa que en el club que dirige no sería posible, aduciendo que la casa "está bien gestionada". Raro otra vez. En fin, nada esta dicho todavía, pero por las dudas tengamos está idea un poco más presente.