El dopaje ha sido tema recurrente en los últimos años en el mundo del deporte, especialmente en el alto rendimiento. A los casos emblemáticos de Diego Maradona en el Mundial de Fútbol 1994, el ciclista norteamericano Lance Armstrong, el saltador cubano Javier Sotomayor y la atleta estadounidense Marion Jones, deportistas consagrados de primer nivel que por distintas sustancias fueron sancionados y despojados de sus logros en cada una de las especialidades, el presente tiene a Rusia en el centro de las miradas.

El año pasado, publicaciones en el diario británico ‘The Sunday Times’ y la cadena alemana ‘ARD/WDR’ revelaron en un documental denominado "Dopaje ultrasecreto" que buena parte de los éxitos de Rusia en pruebas de resistencia en mundiales y citas olímpicas en el período 2001 y 2012 tuvieron como protagonistas a deportistas que estaban sospechados por estar implicados en casos de dopaje.

Anuncios
Anuncios

La veracidad de estos cuestionamientos radica en los análisis de sangre de 5.000 atletas, estudios a los que tuvieron acceso los citados medios de comunicación.

El escándalo y las acusaciones tuvieron un enorme eco en el deporte mundial a tal punto que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) realizó una investigación para comprobar el informe periodístico, el cual fue ratificado por su presidente, Richard Pound. La fundación que promueve y monitoriza la lucha contra el dopaje sugirió suspender temporalmente a la Federación Rusa de Atletismo de toda actividad, decisión que finalmente dio a conocer la IAAF por medio de su presidente Sebastián Coe. De esta manera, Rusia, una de las potencias históricas del #Atletismo no ha estado representada en diferentes competencias internacionales, como lo fue el Mundial bajo techo de Portland.

Anuncios

Con el riego latente de quedar excluida de los JJOO de Río y en su intento de volver a competir de manera oficial, Rusia deberá aguardar por la decisión de la IAAF, que el 17 de junio decidirá si vuelve a acreditar al atletismo ruso en citas internacionales en una época en la cual están programados los campeonatos nacionales en Cheboksary, certámenes clasificatorios para la cita olímpica.

Ante este panorama, el país más extenso del mundo hará el intento de convencer a la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo a partir de una serie de medidas que dan cuenta de la elección de Dmitri Shliajtin como nuevo presidente de su Federación Nacional, la desarticulación de la agencia antidopaje, la decisión de apartar a los entrenadores implicados en prácticas de dopaje.

Los atletas que verían afectada su presencia en Río de Janeiro son Sergey Shubenkov, Denis Kudryavtsev, Maria Kuchina y Anna Chicherova, todos medallistas en el Mundial de Beijing 2015, en una lista que incluye a las maratonistas Lillya Shobukhova, Mariya Savinova y Ekaterina Poistogova.

Anuncios

Además, los entrenadores Viktor Mikhailovich Chegin, Vladimir Kazarin, Aleksey Melnikov y Vladimir Mokhnev están acusados por la AMA de destruir muestras del laboratorio de Moscú. En el caso de que Rusia sea admitida en la primera cita olímpica en territorio sudamericano, los atletas clasificados deberán someterse a tres controles independientes de IAAF.