Tras una jornada de sábado en la cual Bayern Munich, Juventus, PSG y Manchester United se consagraron en la Copa Alemania, Copa Italia, Copa Francia y Copa de la Liga inglesa, respectivamente, este domingo fue el turno de dos definiciones en el cierre de la temporada en el Viejo Continente.

Por un lado, en España, el FC Barcelona ha logrado el doblete en la temporada 2015/2016 con la obtención de la Copa del Rey. Pese a no poder alcanzar el triplete luego de caer en los cuartos de final de la Champions League ante el Atlético de Madrid, el conjunto de Luis Enrique ha conseguido la Liga hace una semana y ahora hizo lo propio con la Copa en la misma campaña.

Anuncios
Anuncios

En lo que significó un doble festejo ya reiterado por tratarse de la séptima ocasión a lo largo de su centenaria trayectoria, el club catalán se impuso al Sevilla, reciente ganador de la Liga de #Europa, en un partido muy disputado y que se definió en la prórroga. Tras las expulsiones de los argentinos Javier Mascherano y Éver Banega, fueron Jordi Alba y Neymar quienes marcaron los dos goles del encuentro disputado en el estadio Vicente Calderón.

El cuadro sevillano tuvo contra las cuerdas al equipo de Messi cuando disponía de un hombre de más por la expulsión de Mascherano y la lesión de Luis Suárez, que compromete su participación en la Copa América Centenario. Sin embargo, el dominio del tricampeón de la Europa League no fue del todo suficiente y se equiparó cuando Banega también vio la roja.

Anuncios

A partir de allí, el Barcelona fue en busca del triunfo, objetivo que consiguió luego de una genialidad de Messi, quien sacó un pase milimétrico para habilitar a un Jordi Alba que por medio de un derechazo cruzado marcó en el minuto 97 el 1-0, Sobre el final llegó el 2-0 con una jugada similar en la que el astro argentino habilitó a Neymar, que con un disparo cruzado acabó con la resistencia del portero Sergio Rico.

En la jornada en la cual se cumplieron 50 años de la primera y única Copa de Portugal lograda por el Sporting de Braga, el club portugués se alzó con el trofeo tras superar al Porto por 4-2 en la definición por penales, luego de la igualdad 2-2 en el tiempo reglamentario.

El Braga se adelantó en el marcador con los goles de Rui Fonte y Josué, sin embargo el Oporto, que finalizó la temporada sin festejos, pudo emparejar el resultado por medio de André Silva. Finalmente, tras una prórroga sin grandes emociones, la fortuna le sonrió al Sporting en los penales. En dicha definición, el Braga, que finalizó cuarto en la Liga se impuso por 4-2 para terminar de la mejor manera una temporada que tuvo al Benfica como campeón del torneo doméstico.  #Fútbol