A menos de tres meses para el inicio de los #Juegos Olímpicos de Río, #Brasil suma un nuevo golpe con la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff por 180 días. En un contexto de inestabilidad política, será el vicepresidente Michel Temer el primer mandatario y quien inaugure el 5 de agosto la primera cita olímpica en Sudamérica durante la ceremonia de apertura de los Juegos en el estadio Maracaná.  

Pese a que desde el Comité Olímpico Internacional y el Comité Organizador han insistido en que el proceso destituyente contra Dilma no tendrá repercusión en la cita olímpica, el cambio de gobierno en Brasil no hace más que generar dudas e incertidumbre sobre el máximo evento deportivo a nivel mundial cuyos preparativos están casi a punto.

Anuncios
Anuncios

De hecho, una de las instalaciones que se adeudaba era la pista del Estadio Olímpico, la cual fue inaugurada este jueves por alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes.

La nueva pista sintética de un color azul profundo y diseñada específicamente con las condiciones de humedad y calor de la ciudad, sobre la que el jamaiquino Usain Bolt intentará defender los títulos en los 100m, 200m y 4x100m que consiguió en Beijing 2008 y Londres 2012, está emplazada en un estadio completamente renovado que del 14 al 16 del mes corriente albergará el XVII Campeonato Iberoamericano de Atletismo. Tras el 96° Campeonato Nacional de Mayores disputado en el CeNARD, las competencias del Test Event serán abiertas a todos los países miembros de la IAAF y Argentina estará representada por un total de 21 deportistas. 

Los nacionales son: Florencia Borelli, Belén Casetta, Carolina Lozano, Joaquín Arbe y Leandro París en pruebas de velocidad; Valeria Chiaraviglio, Daniela Inchausti, Germán Chiaraviglio y Rubén Benítez en salto con garrocha; Fiorella Chiappe en heptatlón; Rocío Comba en lanzamiento de disco; Jennifer Dahlgren y Joaquín Gómez en lanzamiento de martillo; Juan Manuel Cano en marcha; Julian Cherit en salto en largo; Maximiliano Díaz en triple salto; Román Gastaldi y Guillermo Ruggeri en Decatlón; Germán Lauro en lanzamiento de bala; Carlos Layoy en salto en alto u Braian Toledo en lanzamiento de jabalina.

Anuncios

La crisis política económica y social pueden alimentar protestas de los partidarios de Rousseff, quienes pueden usar el evento deportivo más importante del planeta como pantalla para mostrar la lucha contra el proceso de destitución, a la que consideran un "golpe" encubierto.

El Zika y la seguridad son otros factores que preocupan, a tal punto que en los últimos días se rumoreo con la posibilidad de que varios atletas de élite se ausentarán de la Villa Olímpica hasta tanto no se regularice la situación. Además, el ex futbolista Rivaldo denunció el asesinato de una joven y alertó a los turistas que tengan pensado viajar a la ciudad sede del acontecimiento olímpico. 

Este panorama obligará a Temer a transmitir un mensaje de tranquilidad que por estas horas no se visualiza en el área deportiva, teniendo en cuenta que el cargo de ministro de Deporte ha pasado por tres personas en un par de meses. Quien se desempeña en dicha cartera en la actualidad es Ricardo Leyser, quien muy probablemente no pueda mantenerse en funciones.

Anuncios

Lo único concreto es que el interino será el anfitrión de cerca de un centenar de jefes de Estado durante una ceremonia inaugural que podría no contar con la presencia de  los presidentes de países "bolivarianos", que están alineados ideológicamente con Rousseff.