Pasó una semana luego de la conclusión de los Juegos Olímpicos en la ciudad de Río y los nostálgicos de llama  atraviesan su más terrible hora de dolor: Es la distancia más larga que hay hasta que el pebetero se vuelva a encender en Tokio. Sin embargo, como dice el refrán, es mejor “haber amado y perdido que nunca haber amado” y es cierto.

Anuncios

En cuanto a lo deportivo, Río 2016 nos dejó el último esfuerzo de dos de los más grandes deportistas que existieron, los reyes de la primer y la segunda semana. El amo y señor de las aguas Michael Phelps pareció cederle el protagonismo al ‘hombre más veloz que existe’, Usain Bolt en un perfecto relevamiento, para no opacarse.

Anuncios

Los que nacieron antes de mediados de los ochenta podrán darse el gusto de sumar a estos dos Dioses del Olimpo deportivo a su lista de inmortales que han podido darse el lujo de ver como Maradona, Jordan, Federer, Messi y Senna, por tan sólo nombrar a algunos.  Y Río 2016 nos ha dejado un par de nombres más para acrecentar el Olimpo del deporte.

‘Aquaman’ existe

El ‘Tiburón de Baltimore’  se despidió de los Juegos sumando  seis metales al imbatible medallero norteamericano con cinco doradas y una plateada, transformándose en el olímpico más ganador de toda la historia, aún por sobre el legendario Leónidas de la antigüedad según afirman los historiadores. El ‘Aquaman’ de la vida real posee 28 medallas y el récord de haberse subido a la cima del podio en más ocasiones con 23, aún más que algunas delegaciones completas en toda su historia. Tres preseas de plata y dos de bronce completan su palmarés olímpico desde que el nadador se estrenó en el medallero durante Atenas 2004 luego de debutar como el nadador más joven en Sydney 2000.   .

Anuncios

Luego de un par de escándalos y problemas de alcohol, que pusieron en duda su participación, todavía le quedaba combustible en el tanque para deleitar al universo deportivo y despedirse con toda la gloria. Pero como en una especie de posta, le entregó la herencia a su amiga y colega Katie Ledecky, que descolló obteniendo cuatro medallas doradas y una plateada para ella. En Gimnasia artística, la afroamericana Simon Biles parece seguir la misma senda ganadora destronando el historial de Europa del Este en la Gimnasia: cuatro medallas de oro y una de bronce para que los Estados Unidos siga en la cima histórica del deporte olímpico.

El hombre más veloz que existe

De la misma manera que Phelps, ‘the fastest man alive’ quería despedirse del olimpismo logrando la famosa triple corona de la velocidad: Los 100m, los 200m y los 100m por equipos. Y así fue, el de Kingston se transformó en el atleta más ganador de la historia y sigue siendo el hombre más rápido del mundo, a pesar de las dudas por lesión que lo amenazaban con alejarlo de las pistas..

Anuncios

Bolt es un show en si mismo y no defraudó: cada persona que pagó por verlo y que asistió a cada carrera suya lo vio ganador, viendo a la vez historia pura de los Juegos, aunque sin récord mundial ni olímpico. Aún así, le sirvió para ganar y despedirse de los Juegos con toda la gloria para él y para su Jamaica natal, en el cual ya es una leyenda.

El británico Mo Farah, por su parte, se transformó en el amo absoluto del medio fondo al quedarse con la medalla de oro en los 5000m y en los 10000m masculinos, tras haberse caído en una de sus carreras, repitiendo la cima del podio en las dos competiciones que había logrado cuatro años antes en Londres 2012. Ahora el nacido en Somalia quiere seguir escribiendo en la historia grande del deporte y ponerse a la altura del mismo Zatopek, una leyenda del atletismo.

Ahora, los amantes de la llama olímpica aguardan los duros cuatro años de abstencionismo gasta que el pebetero se vuelva a encender en Tokio. Y que el deporte, nos vuelva a deslumbrar de nuevo. Quizá, con nuevos exponentes que puedan llegar al Olimpo del deporte rompiendo récords y lo más importante: brindando historias de autosuperación. #Rio2016 #Juegos Olímpicos