El 1 de septiembre, hundido en las encuestas, el candidato brasileño a la presidencia Aécio Neves leía los periódicos y se enteraba de que la mayor parte de la prensa le daba ya por muerto políticamente, especulaba abiertamente sobre el destino de su partido sin él y que incluso había quien afirmaba que iba a abandonar ya. Un mes después es el segundo candidato más votado para la presidencia del país más poderoso económicamente de toda Sudamérica y una de las mayores potencias económicas del mundo.

Curiosamente la razón principal de que actualmente tenga muchas posibilidades de alcanzar la presidencia es precisamente que Brasil empieza a no ser ya el enorme monstruo económico que ascendía y ascendía en los gráficos económicos y amenazaba con llegar incluso a convertirse en un contendiente al título.

Anuncios
Anuncios

La estrategia actual de Aécio Neves es convertir a su partido, el Partido de la Social Democracia Brasileña, en el partido de referencia para una recuperación económica que posiblemente no dependa de la política y sí de el desempeño económico que tengan los países con los que tenga una mayor relación económica y comercial. Brasil es un país enorme, con cantidades de terreno y población que resultan mareantes y por tanto tiene dos problemas básicos.

Por un lado necesita a una serie de países a los que poder exportar la enorme cantidad de producción que puede llegar a obtener en un solo año un país que tiene el primer puesto en producción de una enorme cantidad de productos de primera necesidad para otros países y regiones. Por otro lado su enorme población necesita ser provista de cantidades ingentes de productos que Brasil ha de ser capaz de importar a unos precios lo suficientemente bajos como para que su balanza comercial no se vea afectada y sea capaz de sostener una economía que vive en grandes cantidades.

Anuncios

Esto lleva a que Brasil sea un país muy dependiente de su sector exterior. Pero esto es algo que para la mayor parte de los brasileños no resulta excesivamente conocido, con lo que muchos achacan sus problemas al desempeño interno. Esto ha ayudado a que Neves logre alcanzar una posición desde la que puede llegar a tener éxito en las próximas elecciones presidenciales.