La Cancillería #Argentina ha dado a conocer que se ha oficializado la apertura del mercado filipino para la exportación de manzanas y peras argentinas, y el mercado nigeriano para productos de pesca. Este logro es producto de las negociaciones llevadas a cabo en conjunto entre la Cancillería, el Ministerio de #Agricultura, Ganadería y Pesca y el SENASA y las representaciones diplomáticas de ambos países.

El mercado filipino se caracteriza por ser un gran importador de frutas (en el 2014 registró importaciones en este rubro por un valor de US$ 185 millones), y constituye una excelente oportunidad para diversificar el destino de las #Exportaciones de los productores argentinos.

Anuncios
Anuncios

Esto significa un respiro para el sector, que viene sufriendo un contexto recesivo, caracterizado por las dificultades de acceso debido a trabas a la importación y a la merma de la demanda de frutas en los mercados tradicionales, principalmente en Brasil y Europa.

En el caso de Nigeria, la importación de sábalo argentino se encontraba cerrada desde el 2013, clausura que afectó singularmente el comercio de la corvina, la merluza y la pescadilla. El recomienzo de las actividades se vuelve significativo, si se tiene en cuenta que Nigeria es una de las economías africanas más fuertes y un mercado de interés particular y prioritario para el Programa de Aumento y Diversificación de las Exportaciones (PADEX), cuyo objetivo principal es mejorar en términos cuantitativos y cualitativos las exportaciones argentinas.

Anuncios

A la apertura de estos dos mercados hay que sumar las exportaciones de nuevos productos a países con relaciones comerciales ya establecidas. Así, se destacan los primeros de sorgo y de peras que este mes embarcaron hacia China. En el primer caso, se trata de un cargamento de 44 toneladas de sorgo forrajero que se inscribe en el "Protocolo Fitosanitario para la exportación de sorgo", acuerdo llevado a cabo entre el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y el SENASA, por un lado, y la Administración Estatal de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de China (Aqsiq), por el otro.

De este modo, Argentina se termina de posicionar como el segundo productor mundial de sorgo, accediendo a la demanda más grande del mundo y fomentando significativamente la producción de cereales alternativos a la soja. En el caso de las exportaciones de pera, se trata de un cargamento de 63.074 kilos que, junto al mercado filipino, implican un considerable desarrollo de las economías regionales que se basan en este producto.