Llega un momento en la vida de las personas que, por diferentes motivos, se debe modificar métodos de ocupación. Por deber radicarse en otra provincia, por la familia, guerras, malas decisiones político/ económicas que dañan o modifican el desarrollo de un ser humano. A tantos cambios, ¿cómo moverse cuidando garantizar la felicidad del hacer? ¿Cómo estar contento con la función? 

En Argentina "se vive" de cepo, de inflación, de gobiernos o sociedad que no garantiza la inversión a futuro, que abusa con violencia de quienes se deben a diferentes roles. ¿Cuál es la finalidad de esta situación? Se dice que "A río revuelto ganancia de pescadores".

Anuncios
Anuncios

Entonces, ¿cómo garantizar en un mundo de continuos cambios estar conforme con lo que emprender? Son muchas las preguntas que uno se debe plantar antes de comenzar y no todas las inversiones son para mucha gente o no todas las funciones, oficios o profesiones la desarrollan bien todas las personas. 

En este contexto, primero se mira uno y dónde están establecidas las responsabilidades. Una persona con hijos tiene más ocupaciones y obligaciones que alguien sin hijos. Como segunda medida, el lugar, la sociedad, la proyección a futuro de un país de acuerdo a lo que son los valores que garantizan la paz de uno y lo que desea. Y como tercera medida, lo que uno sabe realizar. 

Hay mujeres que son grandes profesionales, como abogadas, administradoras, etc. Pero un día se levantan totalmente bajo stress y deciden modificar el rumbo de su vida.

Anuncios

Entonces se convierten en grandes decoradores de interior y desarrollan el arte en su magnitud más amplia. Si lo que se hace, se desempeña con pasión, alegría. Es seguro que se hace bien y multiplica. 

Entonces, cuál es la mejor inversión en este momento del país, donde los indices de desempleo son elevados. El desarrollar un negocio no tiene la suerte de ser rentable, ya que la inflación golpea los bolsillos de la población que restringe sus gastos de recreación, etc. Y elecciones presidenciales futuras, que lejos de ayudar a quienes nos debemos como ciudadanos, parecería complicarnos. 

Una excelente inversión estos momentos es relax, mantener lo logrado de la mejor manera posible. Proyectar en base a lo que uno podría hacer dichoso en un futuro, cultivar el conocimiento. Los libros son hermosos y siempre tienen algo interesante que regalar. Una buena copa de vino y la música, la melodía que se entrega y baila con uno e ilusiones. Ayudan a pensar las caminatas y los silencios.

También, por más dificultoso que parezca a tanto gasto, el ahorro. Ahorrar siempre te saca de apuros, un oficio que se sepa realizar e ir recopilando stock para un negocio propio, y quizás en un futuro para la familia. Y por sobre todas las cosas, siempre intentar mantener la sonrisa y el bienestar.

¡Es el mejor negocio! #Negocios