Reconozcamos el lenguaje corporal de un mentiroso. Existen señales que delatan el lenguaje corporal para descubrir a un mentiroso. Analicemos:

1) El mentiroso generalmente ante una pregunta, hace pausas para pensar y responder brevemente. ¿Por qué hace esto? Porque cuando le preguntan a quemarropa, lo agarra en frío y necesita inventar algo para responder. Sus ojos, sus movimientos y el hablar se torna rápida, aunque toma su tiempo, cosa que una persona nerviosa ante una pregunta responde sin pensar.

a) Si observamos a una persona mentirosa de frente a quien se le habla, el mentiroso tiende a mirar hacia arriba y a la izquierda para imaginar y dar una respuesta y si mira para abajo a la derecha es para crear un argumento convincente.

Anuncios
Anuncios

b) Si observamos a una persona mentirosa de frente a quien se le habla, el mentiroso tiende a mirar hacia arriba a la derecha para indaga en su mente la información acaecida en el pasado.

2) Un mentiroso hace gestos con las manos; como tocarse la cara, golpear con la birome la mesa, rascarse la nariz, en cambio aquel mentiroso que planea sus respuestas de antemano por si le preguntan, cuida de no hacer gestos que puedan delatarle.

3) El mentiroso, generalmente aprieta sus labios como guardando una información. Este gesto es muy común en el mentiroso, también cuando traga saliva, pues indica que quiere buscar la respuesta correcta ante una pregunta que se le hace.

4) El mentiroso intentará no moverse demasiado, más bien no se mueve de su lugar.

5) El mentiroso en el lenguaje corporal de las manos tiende a ponerse las manos en los bolsillos del pantalón o se cruzará de brazos.

Anuncios

6) El mentiroso hábil te mira a la cara para convencerte de la mentira

7) El tono de voz los delata al instante

8) El mentiroso sabe cómo sonreír haciéndote creer que dice la verdad.

9) Las mentiras tienen patas cortas dice el refrán, pues ellos solos son los que se pisan ante la mentira

10) Es todo un ejercicio conocer a un buen mentiroso, pero a la larga caen. #Psicología

Es mejor ser sinceros a que descubran una mentira.