En el mundo de la imagen personal y del buen vestir, existen varios mitos acerca de cómo vestirse, la importancia del protocolo, la delgada línea entre el buen gusto y la superficialidad, es uno de los requisitos. Recordarán los más veteranos al gran modelo Ante Garmaz, que no solo enseñaba a como desfilar y mostrar una determinada prenda sino el tal como te ven, así te tratarán, lo mismo los desfiles que se realizaban en la televisión de Jean Cartier, prestigioso diseñador francés radicado en Argentina y mostraban cómo debías tener una buena imagen. Hoy en día los diseñadores y escuelas de modelos enseñan, que la primera impresión es la que vale, pero que una persona no debe descuidar su imagen personal.

Anuncios
Anuncios

Pero vayamos a los mitos y verdades:

Mito 1

¿Es tan importante dar una buena imagen la primera vez?

Verdadero. Cuando una persona se conoce por primera vez tardamos alrededor de unos pocos segundos en darnos una opinión sobre la imagen acerca de la persona, de tal modo que, como dice el refrán más rápido es la vista que el oído y es verdad, pues al mirarle ya uno se da cuenta que clase de persona es, si es de confianza o no. Y las mujeres en ese sentido tenemos un sexto sentido, lo cazamos al vuelo.

Mito 2

¿Para tener una buena imagen basta con saber de #Moda y estilo?

Falso. Es tan falso que no tiene sentido. Se requiere que una persona debe saber de protocolos y reglas para ir vestido adecuadamente. Es como decir: si me encantaría ir a una boda con una capelina, blusa con pantalones anchos y guantes.

Anuncios

No vá. Es ir con un vestido adecuado con una pamela y tocado y guantes cortos en la mañana y en la noche un vestido largo con zapatos de tacón, pero porque el protocolo así lo requiere. .

Mito 3

¿Es verdad que se puede proyectar una imagen nueva de una persona o empresa?

Verdadero. Claro que sí. La imagen es el resultado de una transformación que viene de adentro hacia afuera. Si hay que modificarla para proyectar seriedad, elegancia, glamour a una persona se cambia, si es en el ámbito empresarial, se verá cómo cambiar ciertas estrategias comunicativas de la empresa y la disciplina con que se va a trabajar para proyectar la imagen deseada

Mito 4

¿Es verdad que mi propia imagen influye en la conducta de los demás con respecto a mí?

Verdadero. Si tu propia imagen comunica todo el tiempo quién eres, a qué te dedicas, la edad que tienes, el nivel educativo que posees, el puesto que ocupas en una empresa, qué tan digna de confianza puedes ser y si proyectas tu personalidad con carisma y liderazgo.

Mito 5

¿Formarte en cuestiones de imagen, esto es ir a una agencia de imagen, es un gasto inútil?

Falso. Todo tiene que ver en que si se debe invertir sobre imagen, en saber cuáles son los beneficios y cuáles son los resultados, sobre todo a lo que se refiere a imagen.