El Síndrome del nido vacío es un tema que afecta a los padres que siempre quieren tener a sus hijos con ellos, y les cuesta aceptar las decisiones de que sus vástagos se quieran independizar.

En realidad, esto afecta principalmente a las madres protectoras, que ven que se les escapa de las manos porque sus hijos crecen y ellas los ve como niños, no quieren que crezcan.

A Mirtha Legrand por ejemplo, cuando su hija Marcela Tinayre comenzó a querer independizarse, ella no entendía el por qué tan joven su hija comenzaba con esa rebeldía. Pero en realidad no es rebeldía, sino que necesitaba su espacio, ya no bajo el ala de protección de sus progenitores, sino que necesitaba respirar, entrar y salir cuando quisiera, hacer su propia vida.

Anuncios
Anuncios

Para Mirtha Legrand fue un paso duro que debió afrontar como cualquier madre.

Marcela Tinayre cuenta a la Revista Semanario que le fue duro hacer entender a su madre, que se llama libertad y no “rebeldía” como su madre lo había llamado. Y a ella misma, también le comenzó a suceder con Juanita, con su hijo Ignacio, su hijo Matías, aunque Rocco aun es joven. Pero es ley de vida que sus hijos quieran salir de la casa de sus padres, para poder ser ellos mismos. Y una los debe dejar volar.

Buscar un nuevo sentido a la vida no es fácil, cuando los padres le dan todo lo que necesita, y de pronto es él o la joven la que necesita aprender a sortear piedras, a bancarse por sí misma con un trabajo o estudiando y trabajando. Hoy en día, los jóvenes no son como los de antes que estaban con sus padres hasta que se casaban y de ahí en más, ya eras mayor para hacer y deshacer.

Anuncios

Hoy, el joven tiene iniciativas de irse a muy temprana edad. A los 18 años se va del nido, quizás los que viven en pueblo van a la capital a estudiar alguna carrera universitaria, y así comienza esa maravillosa aventura, que es experimentar el vivir solos.

Pero la madre o ambos deben ser contenidos mutuamente, por ese gran vacío que de pronto se ven obligados a aceptar, en vez de disfrutar como pareja, porque la vida continúa. Los hijos crecen, se van y solo tú y tu pareja vuelven adonde comenzaron al principio cuando se casaron. #Padres hoy #Familia #Psicología